Lapasset sigue en la IRB: ganaron las uniones pequeñas

Publicado en Destacadas

El francés le ganó la elección al inglés Bill Beaumont, promovido por los países británicos, y que prometía ganancias mayores para los principales equipos del ránking


  
La guerra política en la cúpula de la IRB tuvo su ganador: el francés Bernard Lapasset finalmente se impuso ante su vicepresidente Bill Beaumont, y dirigirá el organismo rector del rugby en los próximos cuatro años. Y más allá de que los tejes y manejes suenen lejanos por estos lares, su victoria significó un espaldarazo para epl rugby de los países pequeños como Uruguay.
 
Los dos habían mantenido un tenso cruce en los últimos meses, que tuvo su punto máximo la semana previa a la final del Mundial de Nueva Zelanda 2011, cuando en Auckland estaba prevista la votación original. En ese momento Lapasset propuso postergar la votación para no hacerla coincidir con el momento cúlmine del rugby mundial, a lo que Beaumont se opuso, consciente que la temperatura política estaba levemente de su lado. La votación para decidirlo quedó igualada, y el propio Lapasset terminó desempatando, lo que generó la profunda molestia del británico.
 
El lunes se realizó finalmente la votación: 14 votos a favor del actual presidente, y 12 a favor de Beaumont. 
 
¿Cuál es la lucha de fondo de ambos? A grandes rasgos: Lapasset representa el movimiento para ampliar las fronteras del rugby, y por ende, incluir en los beneficios económicos de los grandes torneos a las uniones más pequeñas, con el objetivo que se desarrollen y achiquen diferencias. Beaumont, representante de las home unions –las británicas-, reivindica el derecho de las grandes potencias a una tajada mayor de la torta, en el entendido de que son ellos los que generan los beneficios del rugby. Incluso, en ese choque Nueva Zelanda hasta puso en duda la participación en el próximo Mundial, desconforme con lo que entiende es un reparto injusto de las ganancias.
 
La votación se dio casi tal cual como marcaban sus postulados: 
-Inglaterra, Irlanda, Escocia, Gales y Nueva Zelanda (dos votos cada uno) más Canadá y Oceanía (un voto cada uno) optaron por Beaumont. Total: 12
-Francia, Australia, Sudáfrica (dos votos) Argentina, Japón, Asia, Europa, áfrica y Sudámérica (a través de Consur) votaron por Lapasset. Había un solo en voto en duda: Estados Unidos, que finalmente también apoyó a Lapasset (no fue casual el anuncio, pocos días antes, del lanzamiento del programa de rugby profesional para el seleccionado de Seven de Las águilas. Además la elección del lugar de votación no fue secundario: se cambió Auckland por Los Ángeles). Total: 14
 
Las palabras previas de Lapasset fueron llamativamente explícitas para lo que es el diplomático mundo de la IRB: “esta elección no es una lucha entre dos personas, sino dos maneras diferentes de ver e interpretar el rugby. El gran objetivo de ahora en más es ser capaces de ampliar las fronteras del rugby, integrando a los continentes de América y Asia”.  
 
La de Beaumont fue una derrota doble, ya que también perdió la elección de vicepresidente, que quedó en manos del sudafricano Oregan Hoskins, cercano a Lapasset.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder