El nuevo capo del mundo

Publicado en Destacadas

Sudáfrica ratificó que es el mejor equipo del planeta al ganarle como visitante por 32.29 a Nueva Zelanda y proclamarse anticipadamente campeón del Tri Nations

El campeón mundial Sudáfrica afianzó su supremacía en el rugby mundial al ganar este sábado en Hamilton su tercer título del Tres Naciones con una victoria en casa de los temibles All Blacks (32-29), a dos años del Mundial de Nueva Zelanda-2011.

Los Springboks, que habían fallado el fin de semana pasado en su intento de ganar el trofeo en Australia, esta vez mostraron hambre de gloria y terminaron festejando ‘la final’ del certamen en la tierra de su más duro rival, defensor de la corona, para reeditar sus éxitos de 1998 y 2004.

Líder del ránking mundial, el XV dirigido por Pieter de Villiers viene demostrando en las ventanas de amistoso y ahora en el triangular que disputan las tres potencias del hemisferio sur que sigue bien preparado para afrontar la defensa de su cetro dentro de dos años, en casa de los All Blacks.

A falta de una fecha para el cierre del Tres Naciones, Sudáfrica suma 21 puntos y ya no puede ser alcanzada por Nueva Zelanda, que acumula 9 unidades, dos más que su próximo rival del 19 de septiembre en Wellington, Australia.

Los Springboks culminaron su participación en el torneo con cinco victorias y apenas una derrota, la del sábado pasado ante los Wallabies en Brisbane, poniendo fin a cuatro años de dominio total de los neozelandeses (9 títulos, récord) en el Tres Naciones, al que pretende ingresar Argentina.

Australia se consagró campeón dos veces, en 2000 y 2001.

Pero además, los sudafricanos saborearon su tercera victoria consecutiva frente a los All Blacks, algo que no lograban desde 1976.

Este sábado, el seleccionador sudafricano Pieter de Villiers decidió alinear a François Steyn como fullback, en lugar de Ruan Pienaar, para contrarrestar el juego de pie del apertura neozelandés Dan Carter y su apuesta dio frutos.

Steyn anotó dos penales monstruosos a inicio del primer tiempo, uno de ellos desde más de sesenta metros, para igualar los dos intentos exitosos de Carter.

Tras un drop del apertura sudafricano Morne Steyn, los Springboks abrieron la brecha y la aumentaron con un try de Fourie du Preez, que convirtió Morne Steyn (6-16, 19 minutos).

Carter, quien se mantuvo sublime con sus patadas (100%) pero estuvo mediocre con el juego de manos, redujo el marcador tras un penal sudafricano.

Pero François, y luego Morne Steyn, aprovecharon errores de la defensa de los All Black para estirar la ventaja a 22-12 al término de los primeros cuarenta minutos.

Los Springboks sacaron una ventaja decisiva al inicio del segundo tiempo, tras una intercepción: un pase mal dado de Dan Carter que se llevó el centro Jean de Villiers, autor del segundo try visitante. Morne Steyn siguió sin fallar y puso el 29-12 en el minuto 51.

El apertura sudadricano no erró su último intento de penal en el último cuarto de hora, que alcanzó para aguantar la remontada alocada final de los All Blacks: penal de Carter, try de Sivivatu y otra apoyada en la línea de su capitán Richie McCaw.

Sudáfrica sufrió al final, pero terminó festejando en el mejor escenario soñado: la casa de los All Blacks, a dos años de su Mundial.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder