Se desinfló al final

Publicado en Destacadas

Inglaterra se quedó con el Seis Naciones, pero en el final borró mucho de lo que había hecho en el torneo: perdió 248 ante Irlanda y se salvó porque Francia le ganó 28-0 a Gales

 
 
Inglaterra se proclamó campeón de la edición 2011 del Torneo de las Seis Naciones de rugby, a pesar de perder 24-8 en Irlanda este sábado en la 5ª jornada, en un revés que evitó el Grand Slam (pleno de victorias), pero no el título por la caída luego de Gales en Francia (28-9).
 
Los ingleses, que no habían ganado el torneo desde 2003, quedaron con sabor agridulce al no poder repetir el éxito de ganar todos sus partidos, como sí lograron hace ocho años, y caer con dureza en su visita a Dublín.
 
El XV de la Rosa había empezado el torneo como favorito y superó en la clasificación a Francia (2º), Irlanda (3º), Gales (4º), Escocia (5º) e Italia (6º), que quedó en último lugar tras la derrota 21-8 en Edimburgo este sábado.
 
La victoria irlandesa 24-8 sobre los ingleses dio esperanzas a Gales de poder alcanzar el milagro, pero necesitaba un triunfo contundente en el Stade de France de París/St-Denís, algo que en ningún momento pareció estar en condiciones de alcanzar.
 
Inglaterra sumó así su título número 36 en la prestigiosa competición del rugby europeo, pero deja su cantidad de Grand Slam en doce. En las tres últimas ediciones, Gales (2008), Irlanda (2009) y Francia (2010) habían conquistado el título con plenos de victorias.
 
Los campeones ingleses presentaron el mejor ataque del torneo (132 puntos a favor) y el mayor número de tries a favor (13). Toby Flood fue el hombre que más puntos sumó (50) y Chris Ashton el que más tries firmó (6).
 
“Siempre se empieza una competición para ganarla y hemos quedado mejor que otros años, pero es una gran decepción no haber sido capaces de culminar el objetivo (Grand Slam). Y no llegamos a estar muy cerca (ante Irlanda), nos han aplastado”, admitió Flood.
 
A pesar del correctivo sufrido en Irlanda, Inglaterra sale con la moral reforzada del Seis Naciones, a apenas medio año de afrontar el desafío del Mundial de Nueva Zelanda.
 
En su partido del día, los irlandeses se adelantaron pronto en el marcador y empezó a sellar su ventaja con los tries de Tommy Bowe (minuto 28) y Brian O’Driscoll (47).
 
Éste último entró en la historia de la competición al convertirse, con un total de 25, en el jugador con más tries en la historia del torneo, superando los 24 del escocés Ian Smith, que los había logrado entre 1924 y 1933.
 
Los otros puntos irlandeses habían sido conseguidos con golpeos de pie por Jonathan Sexton, uno de los mejores del partido.
 
Tras verse distanciados 24 a 3, los ingleses reaccionaron tímidamente en la segunda parte, con un try de Steve Thompson, que maquilló la derrota en suelo irlandés.
 
Los locales, decepcionantes en las cuatro primeras jornadas (2 victorias, 2 derrotas), dieron muestras de un nivel de juego que recordó por momentos al impresionante equipo que asombró en el Seis Naciones de 2009, conquistando el título con un Grand Slam.
 
Inglaterra tuvo que esperar a ver el partido Francia-Gales, en el que los visitantes trataron sin éxito de apurar sus opciones de conquistar el título.
 
Francia se adelantó ya 11 a 6 al descanso, gracias a un try de Lionel Nallet y a dos penales de Morgan Parra. En la segunda mitad, de nuevo Nallet en el 44 logró un try y Parra continuó ampliando el margen con dos transformaciones y otro penal.
 
Vincent Clerc logró el tercer try en el 59 y selló definitivamente la derrota galesa y el título automático para Inglaterra, precisamente el equipo que dejó muy dañadas las ilusiones franceses de revalidar el título, al vencerle en la tercera jornada en Twickenham.
 
En el primer partido del día, Escocia superó 21-8 a Italia en Edimburgo y evitó quedar colista y la deshonrosa cuchara de madera, que recibe simbólicamente el equipo que pierde todos sus partidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder