Un muro enorme a escalar

Publicado en Selección, Selecciones, Teros XV, Uruguay

Uruguay tuvo mucha entrega, pero sintió las diferencias físicas con Georgia, que lo venció 27-3 por la segunda fecha de la Tbilisi Cup

1016360_10151728431053688_422424563_n

En una batalla física tremenda, Los Teros cayeron 27-3 ante Georgia en su segundo partido en la Tbilisi Cup. Mostraron esfuerzo y sacrificio, pero a su vez el rival europeo les mostró lo mucho que habrá que seguir trabajando para alcanzar el listón del rugby mundialista.

El primer tiempo fue muy duro, y Uruguay se fue desinflando con el correr de los minutos. Tuvo poco la pelota y el dominio territorial, porque Georgia desde el arranque pudo llevar el juego a campo rival, para sumar un penal en la primera pelota del partido, y un try a los 8 minutos luego de una jugada de varias fases en la que se terminó generando el espacio por la punta.

A Uruguay le costaba disputar la pelota en el suelo, y por eso Georgia tenía un leve predominio. De todos modos, con mucho sacrificio en el contacto, los celestes lograron llevar el juego a campo rival y obtener tres penales, que ni Etcheverry en Albanell pudieron aprovechar. Aunque eran lejanos, en un partido tan duro y parejo eso era un pecado, y por eso los celestes seguían 0-10 abajo.

Con el correr de los minutos el partido se fue transformando en un duelo de kicks: con la lluvia cayendo sobre el Avchala Stadium, los dos querían el juego lo más posible de sus 22, por lo que otra vez no se vio juego de ataque desplegado. Georgia fue un poco más en ese duelo de patadas, y por eso lograba poner la pelota levemente en campo uruguayo, que hacía el desgaste defensivo.

Y con el correr de los minutos Uruguay fue sintiendo el desgaste. Georgia empezó a ganar un metro en cada contacto, y para peor los celestes se quedaron sin obtención, porque el line empezó a fallar. El partido no tuvo rumbo durante varios minutos porque el local también era impreciso, pero bastó que Georgia mejorara un poco en el manejo para presionar a Uruguay, y con un line y maul que caminó pudiera abrir el juego, quebrar por el lado de los centros en una jugada en la que Los Teros fallaron cuatro tackles seguidos, y llegara el 17-0. Incluso pudo ser algún try más, nacidos de errores de Uruguay en el contacto forzados por la pelea que le ofrecía Georgia, pero que se salvaron con buenos tackles en 5 yardas.

El scrum fue otra vez un motivo de orgullo, aunque no se pudo aprovechar por no poder jugar casi dentro de las 22 rivales. Forzó un penal, el que pateó Albanell, pero tampoco se pudo aprovechar para acortar distancias, por eso el primer tiempo se fue con un 17-0 algo excesivo pero lógico.

En el arranque del segundo tiempo fue donde Los Teros parecieron sentir más el físico. Los Lelos presionaron en las salidas de Uruguay, obligando a jugar apurado y con una lucha en el ruck complicada, pese a que el tackle empezaba a recuperarse. Encima, sin obtención en el line, Georgia pudo atacar en campo uruguayo, liberar rápido en los rucks y meterse dentro de la defensa. Todo eso le permitió al local un penal y un try de maul tras line en cinco yardas, para irse 27-0.

Allí apareció la principal virtud de Uruguay esta tarde: la entrega para ir a buscar el partido ante un rival superior. Cerró el juego e hizo un esfuerzo titánico y emocionante para avanzar metro a metro, ante un rival que se notaba mucho más grande. Logró cercar a Georgia en cinco yardas, conseguir varios penales y apostar al scrum, y cuando este empezó a sentir el esfuerzo, al line y maul. Fue la síntesis del partido: un enorme esfuerzo de Uruguay de nueve minutos en cinco yardas, no le alcanzó para quebrar a un rival superior.

En el final hubo que defender, y otra vez mostrar solidaridad colectiva para el tackle y el reposicionamiento, ante un Georgia que por fin empezó a sentir el desgaste. A pesar de la pelota mojada, Los Teros tuvieron alguna chance para probar por afuera y e intercambiar con pick and go, pero la defensa rival demostró que no era la tarde para lograr quebrarlos. Como ante Sudáfrica, una confirmación: a este nivel, ha sido casi imposible ganar la ventaja y jugar dentro de la defensa rival, producto de las diferencias físicas pero también la falta de las principales opciones de apertura y la falla en el line, que le han permitido poco juego de tres cuartos a los celestes.

Final y un 27-3 que quizás mereció algún punto más para Los Teros. Aunque en reglas generales, teniendo en cuenta las condiciones propias y las ajenas, fue más lógico que la hermosa sorpresa del primer tiempo ante Sudáfrica. Y ante todo, demostró lo físico que serán las batallas ante un rival de nivel mundialista, pese a que a Georgia le faltaran un par de figuras.

Es un muro enorme el que tienen por delante para escalar Los Teros en la competencia internacional. Habrá que acostumbrarse y corregir errores para empezar a achicar distancias. Lo importante, en definitiva, es que Uruguay está aprendiendo a competir a este nivel de Tier 2, fogueando cada vez más jugadores a este nivel internacional. Competir, la única palabra válida para poder estar subido a ese tren.

URUGUAY: 1.Corral, 2. Klapenbach, 3.Sagario; 4. Espiga, 5. Lamanna; 6. Sagario, 7. Bascou, 8. Gaminara; 9.Albanell, 10.Durán; 11. Leivas, 12. Román, 13.Prada, 14. González, 15.Etcheverry
SUPLENTES Uruguay: de Mula, Ávalo, Jiménez, Tassistro, de Freitas, G, Gibernau, del Castillo

CAMBIOS URUGUAY: de Freitas x S. Sagario, Gibernau x Gonzázlez, Ddel Castillo x Durán, de Mula x Corral, Ávalo x Klapenbach, Tassistro x del Castillo, Jiménez x Sagario
CANCHA: Avchala Stadium
PUNTOS: Penal Albanell


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder