Calandra, nuevo presidente de la URU

Publicado en Destacadas

En la primera sesión de Directiva se votaron siete nombres y queda por definir uno; además de varios cargos
 
 
Marcello Calandra es desde  la noche de este lunes  el nuevo presidente de la Unión de Rugby del Uruguay, luego de recibir el voto de sus compañeros de Directiva, elegidos todos en la Asamblea de clubes del lunes pasado. El mandato del dirigente de Lobos, ex vocal de la URU y manager de Los Teros, será por dos años, con opción a cuatro cuando el ministerio de Educación y Cultura oficialice los nuevos estatutos aprobados por los clubes.
 
Ese fue el principal resultado de la primera sesión de Directiva, en la que además se definieron otros tres nombres por dos años, y tres por uno, mientras que también oficializaron los cargos de dos directivos. Entre los de dos años, Alejandro Sagasti (Los Cuervos) fue elegido para continuar en su actual cargo de vice presidente, al igual que el actual tesorero Andrés Pieroni (Old Christians). Gabriel Garese (Carrasco Polo) también fue elegido por dos años, aunque aún no tiene aún cargo definido. Además, entre los cargos por un año quedaron oficializados Fernando Rodríguez (PSG), Pablo Lijstenstein (Trébol) y Álvaro Alonso (Old Christians), los tres aún sin cargo.
 
De todos modos, aún queda por definir un nombre, y los cargos de seis directivos. Eso se debió a que, leyendo el acta, la Directiva entendió que la Asamblea no había votado los cargos de manera clara y prolija, lo que llevó a que hubiese varias interpretaciones dentro de la Directiva acerca de a quien le correspondía asumir el octavo cargo, de acuerdo a los votos obtenidos. 
 
Algunos directivos entendían que a quien le correspondía ingresar era a Alejandro Eirea (Los Cuervos), ya que es quien ostenta más votos entre los aspirantes por un año. En esa interpretación, los otros dos candidatos en danza -Carlos Pombo (Old Boys) y Pablo Ferrari (MVCC) ambos originalmente propuestos por dos años- no deberían tener chances, ya que no ingresaron dentro de los cuatro más votados por dos años. Sin embargo, otros sostuvieron que eso no se desprendía necesariamente del acta, y que Pombo  y Ferrari tenían las mismas posibilidades.
 
Ante la falta de un acuerdo –y ante otros puntos que el acta no deja claros, como si Seminario estaba habilitado o no a votar- la Directiva decidió citar para el próximo lunes 1º de febrero a una nueva Asamblea extraordinaria, que votará nuevamente el cargo por un año que queda por definir, y los tres suplentes. Una vez que esos nombres queden definidos, la Directiva repartirá los cargos que quedan. 
 
Si bien esos tres nombres aparecen como los primeros candidatos -y además la Asamblea pueda agregar otros nombres- Pombo seguramente no acepte una posible postulación. El ex candidato a presidente finalmente no se presentó en la sesión debido a la interpretación de que el cargo por el que optaba le correspondía a Garese. 
 
Pasando en limpio, los clubes deberán decidir entre votar a Eirea u optar por Ferrari, que es el nombre que Calandra pidió originalmente como secretario. Por ese motivo es que aún no se votó el cargo de secretario. En las últimas votaciones, los cuatro cargos principales se han repartido entre los cuatro miembros electos por dos años. En esa interpretación, el cargo de secretario le correspondería a Garese. Sin embargo, si los clubes finalmente votan a Ferrari, seguramente Calandra lo propondrá como secretario.
 
De esta manera, el rugby uruguayo empezó a cerrar una intriga política que comenzó por setiembre con las primeras reuniones, que no alcanzaron un consenso. Eso derivó en la primera Asamblea el 26 de diciembre, que terminó con un cuarto intermedio ante la falta de acuerdo. Ese cuarto intermedio se levantó el lunes 16, tras una nueva reunión de clubes en la la que quedaron algunos nombres definidos y Calandra perfilado como nuevo presidente.
 
De todos modos, la incertidumbre fue lo que siguió a esa instancia, luego que se vislumbrara una posible  competencia electoral entre Calandra y  Alejandro Sagasti, luego que el actual vice entendiera que los 10 votos que cosechó en la Asamblea lo hacían el hombre con más consenso. De todos modos, ya el lunes se llegó con un panorama más claro, y con la seguridad de que Sagasti no iría por la presidencia.
 
Ahora será el momento  de dejar definitivamente atrás un lamentable ida y vuelta en el que primó la falta de acuerdo, y empezar a pensar en el futuro del rugby uruguayo.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder