Aceptable para empezar, no descuide

Publicado en Destacadas

El análisis: Uruguay tuvo puntos altos y bajos ante Entre Ríos, pero así y todo se llevó una victoria 28-14 que permite trabajar con tranquilidad para lo que se viene

La máquina se puso en marcha. Y después de unos cuantos meses de ajustes, hizo ruido durante un buen rato. Pero a pesar de los errores y la falta de forma rugbística, Los Teros aprobaron el primer examen del año ante Entre Ríos.

Cuando las cosas salieron, Uruguay mostró dinámica, potencia física y hasta algunos pases de lujo. Pero claro, fueron más los pasajes de juego trancado, los errores de pases, los penales en ataque y en defensa y la falta de obtención clara. Eran prácticamente los primeros minutos de rugby en el año (dos prácticas de rugby en la semana, que no llegaron a ser de 15 contra 15)  tras una ardua pretemporada, y quizás por eso el resultado deba tener una mirada más positiva que el ecueto 28-14 ante Entre Ríos. En una tarde insoportable por el sol de las cinco de la tarde en cancha de Cricket (punto a corregir, se puede jugar un rato más tarde, y hasta será mejor para la concurrencia), los celestes, se sacaron de encima al rival más accesible del Crossborder, y la semana que viene tendrán una exigencia mucho mayor ante Córdoba.

A nivel de juego quedaron varias puntas. El equipo uruguayo intentó en un esquema como puntos de contacto con lo que se había visto con Chile: patada arriba para presionar en campo rival con los forwards, y luego abrir la pelota. Pero quizás por la falta de continuidad en el plan de juego y por un ineficaz juego con el pie, pronto el planteo fue rotando hacia uno más tradicional, con los forwards probando por adentro.

El scrum, con el nuevo esquema propuesto por el cuerpo técnico, anduvo más claro en ataque que en defensa, donde la falta de coordinación y el buen tamaño de los entrerrianos complicó varias pelotas. En el line se ganó y se perdió, pero tampoco se tuvo la claridad necesaria para lanzar a unos backs que perdieron protagonismo. Así la mayor responsabilidad quedó en el pack, que hizo un esfuerzo enorme contra el tamaño rival y el calor, y aprobó la prueba.

En la primera parte Uruguay tuvo dos chances claras, y una fue try. Las dos fueron las pocas oportunidades en la que Los Teros pudieron meterle dinámica al juego, ganando posiciones por el centro de la cancha y manteniendo la sucesión de pases rápidos. La primera terminó con un knock on de Jolivet a centímetros del ingoal (luego de una jugada que incluyó una faja de Horta salida de la NBA). La segunda comenzó con Fonseca ganando metros, pase a Ara que bancó tackles, ruck con salida rápida y pase a la punta, para que Leivas impusiera su potencia y velocidad y llegara al try, que junto a dos penales convertidos por Dugonjic establecieron la diferencia de 13-3 con la que los celestes se fueron al descanso.

Pero fueron pocas las veces que ocurrió. Por la falta de obtención, por esa apuesta quizás excesiva a jugar por adentro, y porque en varias de las oportunidades que se abrió la pelota, errores de pase volvieron todo para atrás.

Con los minutos y el cansancio, la tendencia a cometer penales aumentó, y posibilitó la remontada entrerriana, que presentó unos forwards de peso, que ensuciaron siempre la salida de los rucks y que complicaron todos los avances celestes. Así el equipo argentino se mantuvo en partido sumando de a tres, ya que en defensa el equipo dirigido por García Porcel se mostraba firme.

El ingreso de Barreiro en el segundo tiempo le dio algo más de claridad al juego de Uruguay, que logró llegar al campo rival y mantener la paciencia en ataque para no cometer penales tras dos o tres fases. Así llegó segundo try, que nació de machacar hasta encontrar el espacio, que aprovechó Rombys ganando metros, y luego el pase a la punta. Presión en el scrum para que Entre Ríos gire, luego scrum propio, pase al medio, tackle, ruck, y la viveza de Di Meo para marcar el pase a la punta, meterse por el medio y apoyar bajo los palos.

La defensa falló una vez, los argentinos ganaron la línea de la ventaja y llegó el único try entrerriano, que marcó la necesidad de no bajar la guardia en defensa, algo a tener en cuenta cuando se vengan los rivales de mayor fuste.

Y en el final, el try de De Posadas dejó nuevamente la sensación de que cuando Uruguay pudo mantener continuidad y los pases por el lado abierto, los backs celestes desnivelaron. Fue la primera puesta en escena, y la desprolijidad le ganó a los buenos momentos, por lo que habrá que seguir trabajando buscando afinar la máquina. Pero para ser el debut, el saldo fue aceptable.

 

Lo bueno: la fuerza los forwards para ir hacia delante. El gran desgaste de la primera y segunda línea, que enfrentaron a un rival de buen tamaño. Las veces que Uruguay pudo mantener la continuidad en el juego. La defensa.

En el debe. El Scrum perdió seguido en defensa, aunque también robó algunas. El line no fue prolijo. Se cometieron demasiados penales. Los malos pases cortaron los intentos de juego más arriesgado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder