“No había la unión necesaria para afrontar lo que venía”

Publicado en Destacadas

Guilllermo García Porcel habló por primera vez de su renuncia como DT de Los Teros, lamentó los enfrentamientos políticos del rugby uruguayo y pidió más apoyo a la selección

¿Qué balance hace de su salida como DT de Los Teros?
Por un lado tristeza, y también bronca por no haber tenido una charla con los jugadores para explicarles la situación. Pero me llevo muchas cosas positivas, como muy buena gente que conocí. También creo que hay una pelea interna en el rugby uruguayo que con un tipo de afuera no se soluciona. No sé cómo se hace, pero creo que los jugadores deberían ponerse más firmes porque son los que después van a tener que poner la cara.

¿Cómo se llega a la renuncia?
La decisión la adopté porque se me había hecho muy difícil por la falta de tiempo que tenía por problemas laborales. Uno no lo hace por plata sino por motivación, pero cuando ve que son más los problemas que lo que uno pueda aportar, se cuestiona si vale la pena. El tema laboral incide mucho, cuando me ofrecieron el cargo era part time, y me dijeron que iba a tener que viajar un promedio de dos veces al mes, pero después entrenábamos martes, miércoles y jueves, y la carga horaria se hacía muy difícil. Pero en la parte de rugby estábamos bien, el tema era ver cómo se seguía en la nueva etapa. Lo que venía para adelante era muy duro, y me pareció que no había la unión necesaria para afrontarlo, para buscar el apoyo económico a los jugadores, porque no se les puede exigir si no se les dan las condiciones.

¿Cree que hubo una zancadilla política?
No, evidentemente alguna gente debe estar feliz con que me vaya, pero eso existió desde el principio. Me hablaron del Torneo del Centro, y que los jugadores podían estar para los clubes en octubre y con la selección en noviembre. Ahí empecé a ver que había mala fe. Porque para jugar con la URBA o con EEUU con un entrenador nuevo, por lo menos tenés que entrenar tres semanas. El que te dice que no, se está haciendo el salame, o tiene mala fe. Eso, más la reunión con los entrenadores, que salvo el Tecla Mendaro todos me dijeron que no a ser parte del cuerpo técnico. Algunos tenían razones muy válidas, pero me llamó la atención que nadie estuviera a la orden.

¿Esperaba algún otro intento de la URU por retenerlo?
Independientemente de lo que Gustavo trató de hacer para que no me fuera, yo ya había sido bastante claro, porque había un montón de cosas que no se iban a poder solucionar, entre eso lo laboral. Argentina es un país muy ciclotímico, en este momento por mi profesión tengo mucho trabajo y una situación totalmente diferente a setiembre del año pasado, y lo tengo que aprovechar.

¿Le quedó pendiente hablar con los jugadores? 
En algún momento lo voy a hacer. Me gustaría juntarme con Pela, pero tampoco quiero entrometerme. Que arme su grupo, sé que Gonzalo Amaya va estar con él y me parece muy buena cosa, aprovechar lo que se hizo.

¿Cómo se sale de esta situación?
Tendría que sentarse a charlar la dirigencia, asumiendo la realidad. Es una Unión muy chica, y no da para pelearse. Encima no hay plata. Ojo, porque si lo agarrara Carrasco Polo y los demás no lo apoyan tampoco se llega. Hay que  preguntarse, ¿cuál es la exigencia a la que queremos apuntar? La del rugby amateur ya la superamos contra Chile. Lo que viene es Estados Unidos, Rumania, Georgia, y ¿lo vamos a superar con una base tan chica? Creo que la solución es viaticar a un grupo para que puedan dedicarse medio día a entrenar, o buscar otra solución, porque si vamos a estar más lejos.

¿Se equivocó en algo?
Si no me hubiese equivocado en nada sería un fenómeno. Pero hay cosas difíciles de manejar, y ser extranjero tiene ventajas y desventajas. En el primer problema por las citaciones, si le daba a Polo los dos jugadores que me pedían, le tenía que dar dos a Christians, dos a Trébol y me quedaba sin jugadores. Después salieron a decir que sólo querían un pilar, pero me habían pedido cuatro. Traté de ser tajante, porque yo firmé un contrato que decía que la selección era la prioridad. Con el seven tuvimos algún otro problema para el Crossborder, pero lo tomamos como una oportunidad para ver nuevos jugadores, y aparecieron Matías Fonseca, el Bocha Barcos, y sumamos pibes como Etcheverry, Leivas, Gibernau, que agrandaron la base.

¿Qué otra cosa podría haber hecho diferente?
Insistir en sumar más gente de Uruguay en el cuerpo técnico. Podría haber ido más a los clubes, a las prácticas de Los Teritos, pero eso requiere vivir en Montevideo y una dedicación total. Eso llevaba a otras contras, como que juntaba los entrenamientos, martes miércoles y jueves, cuando quizás lo mejor era lunes miércoles y viernes.
Lo que sí pensé era que los aportes económicos iban aparecer, para mantener la estructura. A Rumania fuimos sin médico porque la URU no podía pagar nada fuera de los 26 o 27 lugares que daba la IRB. Yo cumplí una etapa, mi contrato era hasta diciembre y si clasificábamos no iba a poder estar, porque se necesita una estructura más grande, y un DT full time.

¿Qué hay que cambiar para ir al Mundial?
Uruguay debe buscar una manera de darle un apoyo económico a Los Teros, que están expuestos a una exigencia terrible. Ellos son los que  tienen que hacer el gran cambio, porque hicieron un esfuerzo todo el verano para subir un escalón y contra Chile se notó mucho. Lo que viene es otra exigencia, y se requiere un sistema de viaticados.
En la parte de rugby me voy conforme. Creo que hay que buscar unirse, y me parece que mi salida puede contribuir a eso, a que se acabaran los reproches. Ya me ofrecí a a quedar como asesor, a colaborar con el nuevo entrenador, y espero que todo el mundo lo apoye y participe para ayudar a la selección.

¿Se puede ir al Mundial con esta realidad?
Los logros de Uruguay siempre tuvieron mucho de hazaña, que te preguntás cómo lo han hecho. Mi esperanza es que se le pueda ganar a Estados Unidos, aunque físicamente es superior, pero yo lo veo en un nivel similar al de Rusia, así que se puede. Pienso sí que para que esto siga para adelante, no puede haber las peleas que hay. Si no, siempre es la búsqueda del milagro, cuando la clasificación debería ser fruto del trabajo. Te puede ayudar un milagro, pero el trabajo debe estar.

¿Veía chance de ganarle a Estados Unidos?
Si, porque lo veía bien, le tenía fe al equipo, con el aporte de los de afuera, creo que Brignoni va a llegar, y va a estar Capó, con lo que se iba a ganar tamaño. También estaba la aparición de Corral, un muy buen pilar que todos los fines de semana tiene partidos durísimos en la URBA.

¿Qué reflexión le queda de la gente que estuvo a su lado?
Que el Tecla Mendaro haya quedado en el medio del problema me da mucha pena, porque es un amigo y destaco su gesto de haberme acompañado para que Uruguay clasificara. Con Gonza Amaya e Ignacio Erhart me terminé haciendo amigo, dos personas bárbaras que sin percibir nada estuvieron al firme, al igual que el Mono Villarrubí, un tipo espectacular. Y ni hablar de Gustavo Zerbino, no puedo creer que no se lo apoye con el trabajo increíble que hace por Uruguay.

¿Habló con Rouco Oliva? ¿Cree que seguirá mostrando el mismo apoyo después de su renuncia?
Con Hernán hablé, y él siempre estuvo conmigo. Es un amigo personal, yo le dije que no iba a poder seguir y el dijo que estaba libre de tomar la decisión. Creo que él, como gerente IRB, va a seguir apoyando, y sabe cuál es la realidad. Cada país tiene su problema, en Argentina no son todas rosas, en Chile tampoco.

¿El fracaso de la fiesta de Los Teros también lo desilusionó?
Me desilusionó porque pensé que los jugadores iban a aprovechar la oportunidad de juntar dinero para ayudarse. Por ahí uno piensa que Los Pumas no necesitan juntar ellos el dinero, pero es la realidad de Uruguay. Me dolió por la respuesta que significó a todo lo que puso el Chelo Calandra, que se estaba rompiendo por los jugadores.

¿Qué le parece nombramiento de Felipe Puig?
Como DT no lo conozco, pero lo conocí en charlas como manager de seven y me parece muy buena gente, y que puede aportar. Yo ya dejé claro que estoy para apoyar, para transmitir lo que aprendí, y me comprometo a ayudar en lo que sea, porque considero un honor haber trabajado con Uruguay.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder