“Hay una base de trabajo que se debería mantener”

Publicado en Destacadas

 La primera parte de una imperdible entrevista con el ex DT de Los Teros, Gonzalo Camardón, que analiza todo el proceso de selección en 2010

 
Por Ignacio Chans-Enviado a Punta del Este
Pasadas ya unas semanas de eliminación de Los Teros del Mundial de Nueva Zelanda, Rugbynews conversó largamente con el ahora ex DT de Los Teros, Gonzalo Camardón, para que analizara el proceso de selección que terminó con la derrota ante Rumania. Fue una larga entrevista, en la cual el argentino repasa la aserie con Rumania, pero también los conflictos políticos que condicionaron el año, y la visión del DT sobre hacia donde debe ir el futuro del rugby uruguayo.
 
En esta primea parte, un análisis del proceso y de la serie ante Rumania.
 
¿Qué balance te dejó el proceso de selección?
Si tengo que hacer un balance es de todo el año, de haber iniciado un proceso bastante complicado y haberlo terminado en bastantes buenos términos. No teníamos tiempo para programar mucho, había que tomar decisiones, y decir ‘vamos hacia allá y de esta forma’. Y optimizar recursos, meter una nutricionista, preparadores físicos, la gente de Acumen para la preparación mental, todo dentro de un plan técnico. Se ha ganado mucho, en rendimiento de los jugadores, en profesionalismo, por más que no hay plata de por medio. Se ha sentado una buena base para seguir trabajando, más allá de que el objetivo final, que era la clasificación, no se logró. Hoy hay una base de trabajo que para mí se debería mantener. Uno de los caminos, si no el único, es ese. Después hay que acompañar a eso, pero en lo que hace a los jugadores me voy muy satisfecho.
 
¿Está en marcha la renovación?
Más que nada hay una forma de trabajar, con chicos muy disciplinados y sacrificados. La otra parte sería facilitar eso y otra de las patas darle competencia. Porque podés armar todo un esquema de selección, pero después vuelven a los clubes, no tienen competencia internacional y después le pedimos que vuelvan a rendir en competencia internacional… es muy difícil. Cuanto más lo tengas más rápido va a ser el crecimiento.
 
¿Qué conclusión te dejó la serie con Rumania?
Que se aprende más de la derrota que del éxito. La victoria puede venir por varios caminos, y el 21-21 en Montevideo no es real, la diferencia es el partido en Rumania. Si por A o por B ganábamos en Rumania íbamos a estar muy confundidos. Las diferencias son abismales, ante un equipo que está dentro de una estructura profesional. Lo que nos dio Rumania es un parámetro de donde estamos, ahora hay que trabajar para achicar las diferencias.
 
¿La diferencia que hay entre el rugby de Rumania y el de Uruguay es esa?
Creo que sí. Rumania jugó el mejor rugby que podía, con jugadores muy maduros, tiene mucha competencia internacional y Uruguay jugó con chicos jóvenes que se sacrificaron mucho pero que no tiene competencia internacional y no tiene madurez. Los chicos dieron el máximo y Rumania también, así que si tengo que pensar la diferencia es esa. Podría haber sido mayor, pero hoy la diferencia es esa. El trabajo es que hay que hacer para achicarla
 
¿Cuándo te diste cuenta que iba a ser muy difícil ganar?
Los primeros diez minutos. Nosotros sabíamos que ahí estaban nuestras chances, porque ahí tenés el primer scrum, el primer contacto, el primer line. Nuestro plan era encerrarlos, que se desorganizaran un poco y aprovechar pelotas. Pero el primer line estuvo complicado, el primer scrum lo mismo, el primer juego aéreo también. Ahí nos dimos cuenta que si teníamos una chance en esos primeros minutos se estaba perdiendo. Después ellos tenían que cometer errores y no los cometieron. Se había complicado desde el inicio.
 
¿Qué le dijiste a los jugadores en el entretiempo?
Dentro de lo que se podía arreglar estábamos cometiendo algunos errores defensivos, ellos estaban proponiendo un juego de varias fases con tipos grandotes, que nos venían a arremeter físicamente. Mal que bien los íbamos frenando, aunque perdiendo metros. Pero en las últimas instancias no estábamos mirando para arriba, estábamos dejando mucha gente para un lado, no estábamos balanceando la defensa. Si ellos tenían que hacer un try jugando de su campo tenían que hacer muchas fases, y Rumania no es un equipo que se caracterice por ser dúctil con la pelota, entonces quizás un error te daba la oportunidad de recuperar la pelota y ponerlos allá. Pero aparte de la supremacía física le estábamos facilitando las cosas en el espacio. Tratamos de arreglar eso, el scrum, el line, y después decir ‘son 80 minutos, tenemos que seguir jugando y terminar de la mejor manera posible por nosotros’. La situación podía ser mucho más adversa, pero los chicos levantaron la cabeza y siguieron peleando, que es la gran característica de este equipo
 
¿Te sorprendió el planteo de ellos?
Por lo que hable después con el DT de ellos se esperaban que en Montevideo les íbamos a jugar otra cosa, entonces el planteo de ellos fue distinto. Sea en el ataque que en la defensa. Allá propusieron un juego mucho más abierto, donde nos iban a atacar los espacios con gente más grande. Mientras que atacándonos en la zona más corta los podíamos detener más, cuando nos empezaron a abrir más nosotros generamos los espacios. Y detener a un tipo lanzado y con ese tamaño es mucho más difícil. Y además, con unos pateadores que nos metieron atrás muy fácilmente. Y en una cancha muy chica, porque si en el Charrúa media 70 0 68 metros allá medía 60. Cuando queríamos abrir los espacios, porque las diferencias las hacemos en las puntas, ellos las cubrían mucho más fácil.
 
Existe un consenso de que Uruguay jugó a otra cosa, con respecto a los antecedentes históricos. ¿Se hubiese jugado a lo mismo con un pack más grande?
Creo que muy parecido, quizás la alternancia hubiese sido diferente. Todo depende de la obtención, que te permite decidir qué hacer. Podés bajar el ritmo, podes acelerar.. con más obtención y con un pack más grande hubiésemos decidido cerrar más el juego, cerrarlos más a ellos en la defensa, buscar infracciones… a nosotros no nos convenía con el pack que teníamos. Teníamos un pack dinámico, pero que sufrió mucho el scrum. Nos sacó mucha pierna en la primera y segunda línea, tenías un tercio del equipo que está perdiendo rendimiento por un desgaste en el pack. Si nos tocaba a nosotros quizás se hubiese visto mas alternancia pero tratando de generar oportunidades, variando el juego.
 
¿Por qué se tuvo tanto problema con la obtención?
El problema te lo da la competencia internacional, fuimos a Italia y sacamos todos los lines y el scrum lo llevamos con rueditas. Pero los parámetros los tenés cuando jugás contra un seleccionado. Jugamos la Churchill y no tuvimos grandes problemas en la obtención, pero jugamos contra un Francia B que no estaba muy motivado, Rusia que tiene sus complicaciones, Canadá que te da ventajas en lo técnico… Después en lo físico es otra cosa. Y el parámetro te lo va dando eso. Y en un proceso tan corto, de 10 meses, vos no podes ir ajustando cosas, hasta a veces tenés que ir improvisando.
 
¿Entonces el line es un tema de ritmo internacional?
Esas son cosas que las tenés que trabajar y ajustar y retrabajar. Creo que estuvimos muy lentos en el line, el gran problema estuvo ahí. Fueron movimientos muy lentos, tendrían que haber sido movimientos más sorpresivos, pero es cuestión e seguirlo trabajando. Y no tenemos tipos altos como para decir la ‘tenemos más fácil’.
 
Encima se lesiona Horta tres días antes…
Iba a entrar de titular y es un tipo que para nuestro ámbito tiene muy buen line. Pero hoy hablamos con el diario del lunes.
 
¿Y el scrum?
Fue un problema grande porque nos sacó aire y piernas para todo. Sufrimos mucho ahí. Dentro de lo que planteás pensás en un scrum que más o menos puede estar estable, pero se nos complicó mucho.
 
¿Qué te dejo, a nivel de juego, este proceso 2010 de selección?
Que Uruguay puede jugar un juego alternante, no mancarte de abrir a las puntas y mover un poco la defensa. Uruguay siempre se sintió muy sólido en el juego cerrado y la defensa. Nuestra intención fue sumarle un paso más a lo que se venía haciendo, y algo que nos convenía. Pudimos generar situaciones, y no es fácil trabajarlo en tan corto tiempo. Veías el partido y había mil cosas para seguir ajustando. Pero eso se tendría que seguir trabajando.  Hoy el rugby es muy integral, todo depende qué equipo tenés y contra quien vas a jugar para ver qué juego haces. 
 
¿Faltó más potencial en los forwards?
El plantel lo teníamos, porque es real que se eligió ese camino y los jugadores eran esos. Como todo, lleva tiempo, son proceso de cuatro años, y cuatro años sumados al trabajo que viene de antes. Básicamente la cuestión está ahí, ir sumando conclusiones, ahí es donde se tiene que unir el rugby, proponiendo cosas e ir sumando a un proyecto general.
 
Continúa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder