La huella Puma

Publicado en Locales, Noticias

Los Pumas igualaron 16-16 con los Springboks en un partido que hasta pudieron ganar

Los Pumas-Sudáfrica. Foto Victoria Acuña-enviada a Mendoza

Los Pumas-Sudáfrica. Foto Victoria Acuña-enviada a Mendoza

 Ignacio Chans-Enviado a Mendoza

El sacrificio del tackle de a dos, o de a tres. De los positivos que ganan metros. La solidaridad para reposicionarse y cerrar cada camino de ataque el rival. La disciplina para robar pelotas en los rucks. El trabajo del line y maul, la principal arma ofensiva. Y sobre todo, el arrojo, la valentía para no dejarse amilanar por un equipo que en los papeles estaba 20 puntos por encima, como lo había demostrado una semana atrás. El perder el miedo e ir a buscar el partido. Eso fue el legado que dejaron Los Pumas esta tarde en Mendoza, a pesar de que un tapping le quitó la chance de la victoria más importante de todos los tiempos. Los Pumas hicieron historia, con el empate 16-16 de este sábado por la segunda fecha de su primera participación en el Rugby Championship, ese torneo en el que, al menos en el primer año, habían entrado para aprender.

El arranque
Empujados por su gente, Los Pumas hicieron un comienzo tremendo. Fueron a jugar donde más le sirve: el juego corto y agrupado. Y lo que es más meritorio, lograron hacerlo no solo con sus pelotas sino también con las sudafricanas en ataque, ante un rival que intentaba mover la ovalada de lado a lado para dar velocidad y desgastar a la defensa rival, pero no tenía resultados.

Con sacrificio, siempre con un compañero al lado para no quedar aislado lograban sumar penales para avanzar. El maul iba hacia adelante siempre, apoyado por un line bien sólido que aseguró la obtención. Así, con una batalla al límite en el ruck –donde consiguió corregir las indisciplinas de hace una semana- Los Pumas lograron penales que los pusieron en ataque.

Jugar lejos de la zona propia era la consigna. Y ya en el baile, a bailar. Argentina pudo sumar su primera jugada de varias fases en ataque, con forwards y backs agrupados, con una primera corrida de Guiñazu, y con mucha continuidad hasta que Santi Fernández tomó una pelota antes que cayera Figallo, vio el espacio pegado al eje y se mandó para el inesperado try del 10-0.

Con ese try, Argentina creció. Se agrandó, en el mejor sentido de la palabra. Marcó en cada sector de la cancha con fiereza, y cuando no pudo recuperar como en el arranque, terminó desgastando a un Sudáfrica que abría pero no encontraba los espacios. Y con el maul se siguió animando. Pisó nuevamente cancha rival, y se llevó otro penal para irse al descanso con un inconmensurable 13-3.

En el segundo tiempo Sudáfrica salió a quemar las naves, pero pronto demostró que no era su tarde. Como programado en piloto automático, siguió creyendo que con liberar rápido y jugar de lado a lado con velocidad le iba a alcanzar para encontrar los espacios. Quiso jugar más posicional desde su cancha, para poder encontrar resultados en campo rival, pateando a espaldas de los wings rivales. Pero estaba demasiado incómodo, lo que se demostraba que aún con un penal en su propia cancha, Steyn decidía patear en lugar de ir al line.

A pesar de eso. Los Pumas empezaron a sentir el desgaste de tacklear y reposicionarse, y no dejar espacios no afuera ni adentro. Perdió la disciplina y cometió un par de penales, de los cuales Steyn aprovechó uno para acercarse 13-6.

Era el momento bisagra del partido. Y como muestra de que estos Pumas están para cosas grandes, la cosa se torció de rumbo. Nuevamente el line volvió a ser una plataforma confiable, y el maul siguió dictando cátedra. En realidad demostró más que eso: con penetraciones de sus centros, jugando en un par de oportunidades dentro de la defensa rival a partir de las ganas de Landajo, demostró que anímicamente estaba mucho más fuerte.

El tercer penal de Rodríguez Gurruchaga, para poner el 16-6, terminó de abrir la puerta: la hazaña estaba completamente al alcance. Y mucho más después de un maul de 15 metros, con el estadio empujando como un forward más, que terminó con un drop de Bosch desviado. Argentina tenía controlado a su rival. Al bicampeón del Mundo.

Sin embargo, la fatalidad llegó. Tras un intercambio de kicks y presión sudafricana, pelota abierta, pase a Bosch y patada exigida, para el try del 16-16.

Fue un golpazo al mentón, salido de un boxeador que no encontraba sus golpes. El duelo se volvió de golpe a golpe, y Sudáfrica lo tuvo para ganar con un penal que falló Steyn. Y cuando Argentina tuvo su chance, con el maul, el juez le cobró trabadas un par de pelotas que parecieron penales de Sudáfrica.

Así se fue el partido, con Sudáfrica apostando a la última a partir del scrum, y con un kick para fuera de Landajo presionado en el ingoal. La gente se fue caliente, y no se quedó ni a la entrega de premios. Fue la síntesis de que Los Pumas estuvieron cerca de la victoria más importante de su historia, pero de nuevo: en su segundo partido en el torneo más duro del mundo, un empate ante Sudáfrica es un logro inconmensurable. Y demuestra que el rugby argentino no será un invitado en el Rugby Championship.

ARGENTINA 16-SUDÁFRICA 16
ARGENTINA: 1- Roncero / 2- Guiñazú / 3- Figallo / 4- Carizza / 5- Albacete / 6- Farias / 7- Galindo / 8- Fernández Lobbe (capitán) / 9- Vergallo / 10- Sánchez / 11- Agulla / 12- Fernández / 13- Bosch / 14- Camacho / 15- Rodríguez. DT: Santiago Phelan

SUDÁFRICA: 1- Mtawarira / 2- Strauss / 3- du Plessis / 4- Etzebeth / 5- Bekker / 6- Coetzee / 7- Potgieter / 8- Alberts / 9- Hougaard / 10- M. Steyn / 11- Mvovo / 12- F. Steyn / 13- de Villiers (capitán) / 14- Habana / 15- Kirchner. DT: H. Meyers

CAMBIOS ARGENTINA: 36’ Leonardi x Galindo; 55’ González Amorosino x Sánchez; 57’ Landajo x Vergallo; 59’ Ayerza x Roncero; 77’ Senatore x Farías.
CAMBIOS SUDÁFRICA: 50’, van der Merwe x Bekker; 59’, Pienaar x Habana; 66’, Daniel x Coetzee; 69’, Cilliers x du Plessis;
PUNTOS: 11’, penal Rodríguez (A); 17′, try Fernández convertido por Rodríguez (A); 33’ penal Morné Steyn (S); 36’ penal Rodríguez (A), 49’, penal Morné Steyn (S); 52’ penal Rodríguez (A); 55’ penal Morné Steyn; 66’ try Frans Steyn convertido por Morné Steyn (S). Resultado Final: Argentina 16 – Sudáfrica 16
Estadio: Malvinas Argentinas, Mendoza
Referee: Steve Walsh (Australia), jueces de Touch: John Lacey (Irlanda) y Jerome Garces (Francia). TMO: Francisco Pastrana (UAR)
Tarjetas: No hubo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder