Uruguay tiene con qué

Publicado en Selección, Selecciones, Teros VII, Uruguay

Los Teros debutan la próxima madrugada en la Qualy de Hong Kong; lo mostrado hasta ahora permite ilusionarse con uno de los cuatro lugares para Londres, habrá que aprender de los errores del pasado y tener mucha posesión

Foto gentileza Manuel Aybar

Los Teros VII salen a partir de la próxima madrugada en Hong Kong a competir nuevamente por una chance de oro: clasificar al Circuito Mundial de Seven 2013-214, lo que significaría el mayor salto de calidad en competencia para la historia del rugby uruguayo.

El camino no es nada fácil: primero habrá que conseguir uno de los cuatro primeros lugares en esta Qualy, para así clasificar a la final de Londres en mayo, en la cual se agrega Hong Kong y los tres peores del Circuito 2012-2013, para pelear por las tres plazas para 2013-2014.

Pero Los Teros tienen con qué. Sobre todo en Hong Kong, un torneo que este año aparece claramente más accesible que el año pasado. Sin Canadá, España y Portugal, y sin el local –que juega el Circuito A-, los celestes saltan un escalón en este 2013, y arrancan como uno de los segundos de serie, con un rival que aparece como superior –Tonga- y dos ante los que se parte como favorito –Taiwán y Túnez-.

Claro, eso hay que ratificarlo en la cancha, algo que no ocurrió el año pasado, cuando Los Teros cayeron en el partido más parejo ante Hong Kong y luego sorpresivamente perdieron con la débil China, para despedirse de las chances de meterse entre los ocho mejores.

Esta vez Uruguay llega de un modo diferente. Lo han dicho los jugadores y entrenadores: el título Sudamericano en Río nubló un poco la visión, y desvió el objetivo, con lo que los celestes llegaron confiados de más a Hong Kong 2012. Además, a diferencia de este año, aquellos dos torneos estuvieron casi pegados (Sudamericano 11 y 12 de marzo, la Qualy 21-23 de marzo), con lo que no hubo tiempo de descanso físico ni mental.

Esta vez, los celestes tuvieron un mes en el medio, lo que les dio la oportunidad de tener una semana de descanso una vez arribados de Río. Eso puede conspirar en el ritmo de juego –sobre todo en el primer día-, pero también sirvió para seguir recargando a los jugadores.

Pero además, este equipo de Uruguay aparece más fuerte que el de 2012. Perdió un arma fundamental como Federico Favaro, y tiene a un Gastón Mieres sin continuidad, por culpa de lesiones. Sin embargo, como equipo aparece más sólido, con una actuación en Las Vegas y Río donde se lo vio con buena obtención –muy buen trabajo de pateadores y receptores-, con el manejo de los hilos de los partidos –fundamentales Berchesi y Lijstenstein-, y con claridad para encontrar los espacios para la definición, sobre todo a través del desgaste de la defensa por adentro para encontrar los huecos por afuera.

Precisamente, la posesión y la paciencia serán claves ante los rivales que estarán enfrente. Con distintas características, tanto Taiwán como Tonga pueden ser muy peligrosos con la pelota, pero si se les logra sacársela se suelen desordenar. Por eso habrá que hace mucho hincapié en la lucha por la posesión. Y si no se la tiene, el equipo ante rivales del Circuito que puede ser ordenado y paciente para no dejar huecos que desarmen a la defensa. Habrá que tacklear fuerte y respocisionarse rápido, y tener solidaridad táctica para cubrir los espacios que se provoquen por la diferencia de potencia que se tiene como equipos como Tonga. Pero todo eso lo ha mostrado el equipo en el pasado, lo que le abre una carta de crédito.

Uruguay tiene las herramientas para entrar entre los cuatro. La clave será, a la hora señalada, la concentración al máximo, el no confiarse, y el poder mostrar todo eso ha ofrecido hasta ahora.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder