Trébol festejó con sufrimiento

Publicado en Destacadas, Divisiones, Juveniles, M 15, M 17, M 19, Mayores, Primera, Pucaru Stade Gaulois, Trebol Rugby

Los sanduceros le ganaron a PSG con un penal en los descuentos y son quintos; se verán con Old Christians, los otros duelos de cuartos de final serán Old Boys-Cuervos, Carrasco Polo-Cricket y Champagnat.

Con el triunfo de Champagnat ante Trébol de Paysandú por 16-10 se cerró la cuarta fecha del Torneo Apertura, que tiene a los franjeados y a Old Boys como únicos punteros.
Champa superó a los sanduceros en un mal partido, en el que el juego en el mediocampo y el contacto físico fueron los protagonistas de la tarde.

A pesar de jugar con 14 durante gran parte del encuentro por amarillas a Obrien y Klappembach (que se terminó yendo en la segunda parte por doble amonestación), Champa fue superior y nunca pasó zozobras.

El equipo dirigido por Pastor Silva y Santiago Zumarán abrió la cuenta por un penal de Caffera y luego llegó a un try para el 10-0, también por obra del 10, luego de superar varias marcas y apoyar bajo los palos. El apertura siguió siendo clave en el juego, ya que ante la dura defensa que planteó Trébol, Champa debió apostar a sus patadas estratégicas al fondo.

En la segunda parte el local siguió dominando y llegó a dos nuevos penales que estiraron la diferencia hasta el 16-3, hasta que en la hora un try de los sanduceros –en una salida del line de Champa– puso el definitivo 16-10.

Trébol se fue con gran preocupación, ya que sufrió su tercera derrota consecutiva ante rivales directos, y lo peor es que la próxima fecha se le viene el último campeón, Old Christians.

Con se triunfo Champa llegó a la punta con Old Boys, que el sábado obtuvo cuatro puntos de oro ante Carrasco Polo por 15-12, en un partido en que el azulgrana niveló la lucha en los forwards y lo liquidó con una línea de backs que no parece sentir las ausencias que sufrió a comienzos de año. Pero la nota de la jornada fue el histórico triunfo de Cuervos sobre Christians por 20-15, en un partido en que los negros del Club de Golf apostaron a sacarle velocidad al juego que semana a semana planea Christians (a veces en el límite del penal) y aprovechar cada chance en ofensiva. Eso, sumado a cierta displicencia del azul, fue lo que hizo la diferencia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder