Talento en explosión

Publicado en Destacadas

Santiago Gibernau es una de las apariciones más importantes del rugby celeste en los últimos meses, y pieza clave de Los Teros 7 en Hong Kong

Fue una de las grandes apariciones del rugby uruguayo en 2008. Aunque en realidad, quienes recorren las canchas de juveniles y veían el trabajo en Los Teritos lo venían anunciando desde hace tiempo: desde el fondo de la cancha Carrasco Polo preparaba algunas sorpresas importantes.

Luego de un campeonato mundial M20 con el gusto de dar la vuelta aunque con la espina de no haber jugado tanto, Santiago Gibernau volvió a Carrasco Polo con ganas de revancha. Allí se encontró con Quique Amarillo, que le recomendó trabajar duro para ganarse un lugar en el seven. Y poco más de seis meses después, Tati puede lucir un palmarés envidiable: seven de San Diego, Dubai y Hong Kong, más la intención del Cuerpo Técnico de Los Teros XV de tenerlo en sus filas para la eliminatoria.

“Nunca me lo imaginé. Cuando volví del Mundial juvenil estaba medio bajoneado porque no jugué mucho.  Y la verdad, ya jugar en Primera de Polo fue una orgullo increíble. Quique Amarillo me dijo, ‘a ver si entrenás y agarrás un lugar en el seven’ y yo me reía. La verdad que a Quique le debo muchísimo, desde que llegué de San Patricks con 17 años y era un escarbadiente, no hacía fierros ni nada, y me llevó al Seven de Punta del Este. Le debo mucho a él y a Diego Ormaechea por darme la oportunidad”, asegura con la humildad de un chiquilín que ha vivido mucha cosa en poco tiempo.

Además de la experiencia de defender la celeste y conocer el mMundo con ella, para Tati es un aprendizaje fundamental como jugador. “Personalmente dije ‘tengo alguna idea de seven’ pero ni suponía que iba a aprender tantos conceptos, me di cuenta mil cosas nuevas, todos los días algo nuevo. Es muy diferente al XV, y si sabés defender en seven, ya es un gran avance para el XV”.

Además, a medida que avanzan los torneos, los conceptos y las experiencias en la cancha se van haciendo cada vez más claras. “En San Diego lo que más costó fue el tackle y los rucks, contra Nueva Zelanda de repente era uno contra tres y no lo movíamos. Eso se mejoró en Dubái, jugamos mucho mejor. Hubo varios errores, pero quedó claro el tema de la célula de tres jugadores. No perdimos tantas pelotas, se jugó bien, y seguimos teniendo algún error en el tackle, pero nada no solucionable”, agregó Gibernau.

A la hora de pensar en el torneo, Santiago aseguró que “por suerte Corea parece el más accesible, mientras que para mí, Sudáfrica es el mejor equipo del mundo hoy en día. Contra Francia jugamos en San Diego y fue un partido especial, jugamos mal y ellos venían muy motivados, y nos ganaron bien. Personalmente me iría muy confirme si no perdemos por más de dos tries con Sudáfrica, sin le hacemos partido a Francia, y ni hablar si le puede ganarle y dar la sorpresa como con Kenia. Con eso, si le ganamos a Corea ya podríamos ir a la Copa de Oro y sería una sorpresa enorme. Es muy complicado, porque además hay varios chicos que no pudieron venir, pero es seven y cualquiera le puede ganar a cualquiera”, finalizó Tati, con ganas de volver a sorprender, de la misma manera que él mismo se sorprende al repasar un año en el que explotó como jugador.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Acceder con Facebook
Acceder