Reescriban la historia

Publicado en Destacadas

Los Teros van por la hazaña de ganarle a Rumania y clasificar al Mundial; es difícil, pero ya demostraron que se puede

 
 
Allí, en el terreno que va entre la hazaña, lo increíble y lo posible, está Uruguay parado de cara al partido de hoy a las 13. Son 80 minutos, en los que Los Teros se juegan ante Rumania la posibilidad de entrar al Mundial de Nueva Zelanda 2011.
 
Todo está del lado rumano. La experiencia de sus jugadores, la historia, hasta la lógica, que indica que lo que no se pudo lograr en la ida como local (con el empate 21-21) difícilmente se logra en la vuelta de visitante.
 
Todo eso es cierto. Pero también lo es que Uruguay quebró con toda la lógica en el partido de ida, sacando un empate con el que muy pocos soñaban.  
 
De ahí en adelante, Los Teros hicieron todo como para estar a la altura del compromiso. Se fueron una semana a Italia, y entrenaron en doble horario contra el líder del torneo local. Se prepararon en régimen profesional, como lo pudieron hacer muy cosas veces en el año.
 
Eso sí, también cargan con algunas desventajas notorias con respecto al partido de ida, como la ausencia de Nicolás Brignoni, lesionado a los siete minutos del partido de ida, que no pudo recuperarse para la vuelta. Para colmo, en los entrenamientos en Italia también se lesionó uno de sus sustitutos lógicos, Juan Pablo Horta, por lo que al DT Camardón le quedaron muy pocas opciones 
 
También está la lógica desventaja del ser visitante, incluido el factor clima. Además del frío, al que los celestes estuvieron aclimatándose en Florencia –y que de todos modos no va mucho más allá de los 6 u 8 grados que puede haber en invierno en Montevideo– está la lluvia, que se pronostica para caer a la hora del partido y que puede perjudicar el planteo de los celestes. Es que, al revés de la historia, este plantel uruguayo tiene su fortaleza en el juego de tres cuartos, lo que más sufre el agua y el barro en la cancha, que del otro lado favorece a los potentes forwards rumanos.
 
La clave entonces estará en quien logre imponer su juego. Eso fue, ni más ni menos, lo que se vio en el partido de ida: cuando la pelota la tuvo Rumania y los forwards avanzaron, Uruguay sufrió. Cuando Los Teros ganaron la posesión, buscaron patear al fondo y pudieron abrir la pelota hacia sus tres cuartos, el partido se emparejó. Pudo haber sido de Rumania, que dominó pelota y cancha en el primer tiempo. Pero fue en empate, porque Uruguay se despertó a tiempo y aprovechó errores de los europeos.
 
El Mundial está a 80 minutos. Los conflictos del año, las renuncias, las vueltas, los terremotos políticos, todo quedó atrás.  Las elucubraciones se reducen a 80 minutos, una cancha, y 15 hombres contra otros 15 hombres.
 
Sin caer en conformismos tontos y que le han hecho mal al rugby uruguayo, lo hecho hasta aquí es mucho, pase lo que pase hoy. La temida renovación, que en 2007 no se veía por ningún lado  –gran parte del plantel que jugó la eliminatoria venía desde el Mundial de 2003, y hasta de 1999– se puso en marcha este año, en parte obligada por los conflictos políticos. Mañana, en el equipo que saldrá a la cancha, habrá tres jugadores que debutaron este año con la selección, y otros ocho que lo hicieron en los últimos tres años. Con una eliminatoria encima –y con un proceso  que debe seguir creciendo, y encontrando algún camino hacia el profesionalismo– será una muy buena base para el Mundial 2015.
 
Si primara la lógica, el triunfo debería ser de Rumania. Porque de hecho, en circunstancias similares, nunca se pudo conseguir una victoria. En esa carrera, debería aparecer algo diferente, casi mágico, que permitiera ir en contra de la historia. Que no es imposible. Pero precisa de dos cosas: tenerlo al alance, y ser un  equipos predestinado para la hazaña. Lo primero se logró en el Charrúa, contra todo pronóstico. Y eso mismo permitió vislumbrar algo muy esperanzador: que este equipo tenga lo necesario para lo segundo.
 
La respuesta está en la cancha, a 80 minutos de distancia.  La palabra la tienen esos jugadores que hoy están ante la chance de escribir una historia nueva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder