La frialdad del final

Publicado en Destacadas

Porque supo cómo jugar en el cierre, Carrasco Polo le ganó 25-24 a Old Boys y jugará la final del Torneo Apertura

 
 
Como esas peles de boxeo de campeonato, se pasaron tirando golpes durante toda la tarde. Las tarjetas sumaron más de lo que se podía pensar en un primer momento, y la victoria viajó de mano en mano durante toda la tarde. Pareció que era de Old Boys, con una patada larga de Albanell a falta de siete minutos. Pero Polo se tenía guardado el tiro del final: fue cuando los forwards apretaron por adentro, y el 9 Francisco Vecino vio la oportunidad, para avisarle al 10 Felipe Berchesi: drop, drop! Entonces, el 10 sacó el zapatazo, que entró por el medio de los palos y le dio la victoria al caballito. Incluso la tuvo en la última Old Boys de penal, pero su medioscrum Campomar decidió jugar rápido para ganar 10 yardas que acercaran la patada y la pelota se le cayó, sellando la derrota azulgrana. En los minutos clave, cuando el partido se definía, Polo supo jugar en campo rival, hasta encontrar su chance de darle la vuelta a un partido durísimo y ganar 25-24 para clasificar a la final del Torneo Apertura.
 
Los dos sorprendieron en el primer tiempo. Los antecedentes –entre ellos dos, pero en todos los partidos del Apertura entre los rivales de arriba- hacían augurar un duelo cerrado, de defensas pegadas a las formaciones, de poco ritmo de pelota y de tres cuartos espectadores. Sin embargo, tras unos 10 minutos de estudio el encuentro se abrió y las defensas le ganaron claramente a los ataques.
 
Primero fue Old Boys, que sumó a los 9 minutos el primer try gracias un maul, pelota abierta y try de Juan Campomar. Polo respondió enseguida, llevando el juego a campo rival, jugando de line y maul, probando por adentro y definiendo por afuera, para descontar 7-5. Los espacios, esos que en el primer partido no habían existido por ningún lado, ahora se multiplicaban. ¿Errores de las defensas? Sí, pero arrojo de los ataques, que arriesgaban por adentro y por afuera, y así descolocaban a rivales que preveían una tarde mucho más cuadrada.
 
Golpe a golpe, Old Boys sumó de nuevo a los -.Line, maul, pelota abierta y otro penal del caballito, para apostar a la misma fórmula y que luego el Garrafa Gaminara se mandara con apoyo de Campomar, para jugar de corto dos fases y apoyar el segundo try. Si, 20 minutos y el partido ya tenía tres tries: 12-5.
 
Polo se fue a buscarlo y presionó bien en la salida al local, que tampoco pudo reaccionar con el pie para salir del ahogo. Ambos intentaban, por afuera y por adentro, y eran más los errores propios que las virtudes de la defensa rival los que impedían que el tanteador se moviera. Hasta que cuando las defensas fallaron y los ataques acertaron, Polo lo dio vuelta: primero fue a los 34, cuando Old Boys intentó salir, De Posadas intentó un rastrón, la pelota salió mordida y Tachuela Asuaga la tomó y corrió rumbo al ingoal, aprovechando que no había cobertura en el fondo rival: 12-10.
 
En ese cierre Old Boys no encontró la vuelta a salir con juego, y tras una pelota suelta, nuevamente Asuaga aprovechó para sortear un par de flojísimos tackles e irse al ingoal para apoyar el 15-12 con el que el caballito pasaba. Old Boys que había mostrado buenos momentos de juego, recibía un vendaval en contra, que al menos pudo cortar con el penal de Albanell que ponía el 15-15 con el que se iban al descanso.
 
El segundo tiempo ya no fue tan abierto, y los kicks arriba y a los costados empezaron a dominar el trámite. Fue Old Boys el que pudo aprovechar más, saliendo con el pie, obteniendo y aprovechando dos apenes de Polo, que Albanell transformaba en el 21-15.
 
La historia seguía de golpe a golpe. Y en ese panorama, Polo empezó a ser más fuerte en el scrum, donde llevó atrás a Old Boys, y también le complicó los envíos del line. El local se quedó sin plataformas de lanzamientos y, expuesto a sus errores, esos mismos que en el primer tiempo lo habían condenado. Polo mostró el mejor momento de su juego integrado, avanzando por la punta con velocidad, enlenteciendo luego el para lastimar por dentro, hasta que la defensa azulgrana se desordenó y Felipe Berchesi aprovechó el espacio para apoyar el 22-21. Polo, que se equivocaba menos, pasaba adelante.
 
Old Boys tuvo su oportunidad de ir a buscarlo, pero demostró que no estaba en una tarde fina, porque los pases no fueron buenos y la presión defensiva de Polo ganó la parada. Luego lo tuvo con el scrum en los últimos metros de Polo, pero allí tampoco pudo imponerse, y lo que era una chance clara en 5 yardas terminó en penal y otra vez a jugar en campo azulgrana. 
 
D e todos modos el local tuvo una chance de penal nacida de su juego en defensa, y la aprovechó Albanell para conectar un penal desde la mitad de la cancha que ponía al azulgrana 24-22. Old Boys quedaba a un paso de la victoria: solo le hacía falta defender.
 
El partido estaba para el que se equivocara menos. Y el que se equivocó fue Polo. Faltaban tres minutos y Crosa decidió patear para ganar metros, y llevar el juego lejos de la zona de influencia, pero la pelota no picó. Carrasco tuvo line en línea de 22, presionó con los forwards por adentro y el espacio se abrió. Vecino le gritó a Berchesi, y Felipe, en su segundo partido con la 10 de Polo, tuvo la frialdad para asegurar la entrada del caballito a semis con un drop. El caballito, al que el Apertura la costó como nunca, empieza a parecerse al Polo de siempre. Y, casi como siempre, está en una final.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder