*/ ?>

Jugó como campeón

Escrito por adminrg*/ ?> Publicado en Destacadas

 El azulgrana tuvo actitud, inteligencia efectividad y una defensa gigante, con la que paró a un Polo que dejó todo pero le faltaron ideas

 
 
Más allá de la historia, hubo un partido en el que Old Boys ganó porque fue más. Porque jugó mucho mejor el primer tiempo con viento en contra, y pudo sacar réditos con el viento a favor en la segunda parte, pero también Polo tuvo la clase suficiente para luchar aún sin jugar bien y quedar a punto de empatar el partido. Si no lo hizo fue porque Old Boys tuvo una defensa digna de un campeón con cantidad y calidad de tackles que le sacaron la chance de try a Polo.
 
El arranque tuvo a Polo con dominio territorial, pero sin poder traducirlo en jugadas de peligro, porque fallaba en los detalles. Ya sea porque perdía una pelota en el line, porque una patada de penal nos e le iba al touch o porque cometía algún otro penal cuando trataba de jugar por adentro, no podía llevar peligro a las 22 azulgranas.
 
Old Boys, mientras tanto, tenía sus chances de hacer con la pelota, pero sobre todo, de sobrevivir al primer tiempo con viento en contra. Robando alguna pelota en los lines rivales, girando los scrums de Polo a pesar de los centímetros en contra, el azulgrana conseguía balones para sumar fases con movilidad, como lo había hecho ante Christians, pero ahora con un Campomar todavía más activo, encontrando el hueio para para avanzar entre los forwards y poner el equipo adelante. Además, le agregaba más juego hacia las puntas;  donde Gortari y de Posadas aún no podían desnivelar.
 
A partir de los 20 empezó a aparecer más el pie, de parte de un Polo que, al no sacar ventajas con sus forwards, al menos intentaba arrinconar a Old Boys. Sin embargo, otra vez la defensa de Old Boys, con buenos tackles que impedían liberar y sacar juego continuado, le cortaban las chances a Polo, que además erraba un penal tras una larga parada de Etcheverry. Casi enseguida, Polo pudo arrinconar a Old Boys con un scrum, pero  su ansiedad terminó traduciéndose en una chance de contragolpe muy mal aprovechada: corrida de Rodrigo Martínez hacia el lado de los forwards cuando tenía espacio para abrir, tackle, ruck, penal por retención y encima amarilla a Protasi.
 
Para Old Boys era una final. Y lo demostró aprovechando sus chances y esquivando los golpes del rival. Por eso, cuando salió del aprieto, fue a jugar a campo rival, y machacó con el maul, ese Plan B que ha tenido el azulgrana en todo el año. El line y maul generó el primer penal de Polo, pero los forwards azulgranas se tuvieron tanta fe que en vez de jugar a la lógica y patear probaron otra vez. Y otra, hasta llegar al try de maul que puso 5-0. Era justo, si se entiende por justa la ventaja para el equipo hasta allí aprovechaba mejor sus chances.
 
Polo lo dio vuelta al final del primer tiempo, aún jugando mal, sencillamente porque tiene un Jerónimo Etcheverry fuera de serie con el pie. El 10 tuvo un penal de atrás de la mitad de la cancha y decidió patear, para hacer sumar a un equipo que no encontraba los camino por ningún lado. Los errores y el nerviosismo siguieron, y por eso llegó una amarilla a Matías Aguirre por tirarle un golpe con el pie a Crosa, que no lo dejaba jugar rápido, con lo que se le daba vuelta un penal a Polo frente a los palos, luego que el caballito había ganado en el line y avanzado con los forwards pero que, como en toda la tarde, no había abierto para los tres cuartos. De todos modos, en la última de la primera parte pudo pasar al frente, tras otra patada que arrinconó a Polo, y que generó un line, pelota abierta offiside y trámite de Etcheverry frente a los palos para el 6-5.
 
En el segundo tiempo todo cambió. Con viento a favor, Old Boys lo fue a buscar , arrinconó a Polo, que intentaba salir con el pie y se quedaba corto, y que no tenia juego para avanzar por adentro. Así el azulgrana tuvo el premio enseguida, a los 6 minutos, con una corrida de Vilaseca tras una salida con el pie de Etcheverry, que tomó Campomar y jugó con el 8 para correr por el eje encontrando el espacio y poner el 12-6, con conversión de Albanell.
 
Polo se dio cuenta que se le iba la copa. Le mojaron la oreja y fue a buscarlo, con más entrega que juego. Metió cambios en el scrum (Sánchez y Ortiz por Colucci y Capó) y mejoró en esa formación, para conseguir más obtención. Trató de abrir más hacia las puntas, pero la defensa de Old Boys marcó bien parada, cortándole cada camino al ingoal.
 
En ese lapso Old Boys lo tuvo para liquidar, porque otra vez con el line y maul quedó a un paso. Podría haber seguido probando en el pick and go, pero decidió abrir, y Albanell probó un kick cruzado y alto para que lo fuera a buscar por arriba Gortari. Pero el wing se pasó de ansiedad, y al ver que no llegaba, tackleó en al aire a Gibernau, por lo que vino la lógica amarilla. De tener el partido casi en su mano, el azulgrana quedaba con uno menos y a expensas de la reacción de Carrasco.
 
Polo lo fue buscar una vez más, ahora con los argumentos del pie y el scrum, para quedar a un paso del try y generar otra amarilla, esta vez a Campomar.  Sin embargo, allí apareció otra vez la enorme defensa azulgrana, en especial con un tackle de Crosa a Etcheverry cuando el 10 estaba a punto de largar el pase con ventaja numérica, que iba a ser el try de Polo. Al final el caballito se conformó con patear a los palos, y sumar por la vía corta: 12-6.
 
Old Boys acaba da de salir de otro asedio durísimo. Y como en el primer tiempo, facturó casi un minuto después, con esos tries que definen campeonatos: el robo  de Croa cuando Polo intentaba salir de manos, la corrida y el try del 19-9.
 
Como una  épica pelea de boxeo, Polo fue a buscar la última y quemó cartuchos. Sumó de penal en la siguiente jugada para quedar 19-12, pero luego le faltó la quinta marcha. El partido entraba en fase de definión y por aciertos y errores iba de un lado a otro. Old Boys lo tuvo, pero Albanell falló un drop accesible pero innecesario en momentos que su equipo debía tenerla y hacer correr los minutos. Polo respondió pateando y corriendo, sin mente fría pero sí con mucho corazón. Al final, se pudo estacionar en el rincón final de Old Boys, con el line y maul, con el pick and go, con la entrega y la clase del campeón uruguayo. Pero no hubo caso. Enfrente estaba un rival dispuesto a hacer historia. Entonces, los tackles llegaron siempre un segundo y un metro antes, hasta que la embestida de Polo acabó en penal. Y Old Boys, por fin, pudo transformarse en el nuevo campeón uruguayo.

adminrg

*/ ?>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder