Estalló la crisis

Publicado en Destacadas

Siete jugadores de Los Teros se negaron a entrenar el miércoles al pedir la renuncia de Piñeyrúa y Grunwaldt; no se les aceptó el reclamo y ahora se enfrentan a una grave sanción

La crisis más importante en varios años se desató ayer en el entorno de la selección uruguaya de rugby, luego de que siete de los principales jugadores de Los Teros se negaran a ser parte del entrenamiento del miércoles, cuando pidieron para volver a las prácticas la renuncia de los dos ayudantes técnicos de Gonzalo Camardón: Bruno Grunwaldt y Sebastián Piñeyrúa.

Alfrdo Giuria (Los Cuervos, y capitán en los partidos del Crossborder), Juan Campomar (Old Boys y sub capitán en las eliminatorias pasadas), Germán Albanell (Old Boys), Rodrigo Sánchez (Carrasco Polo, uno de los jugadores más experientes del seleccionado) Juan Diego Ormaechea (Carrasco Polo), Juan Martín Llovet (Old Christians, capitán de su club y sub capitán de Los Teros en varios momentos) y Martín Espiga (Old Christians) ya fueron sancionados preventivamente para toda actividad con clubes y selección en la noche de jueves por la URU,  y para el martes se espera una reunión de directiva donde se podría decidir la sanción definitiva.

Todo se precipitó minutos antes de la práctica del miércoles, la primera de cancha luego del partido ante Córdoba. A pocos minutos de iniciarse el entrenamiento, un llamado del grupo de jugadores le comunicaba a Gonzalo Camardón de que estaban en una estación de servicio en las cercanías del Country de Los Teros, y que no irían a entrenar a menos que se diera la renuncia de Sebastián Piñeyrúa y Bruno Grunwaldt, los colaboradores de Camardón desde hace poco más de un mes al frente del equipo. Otra versión indica que el pedido fue la remoción de todo el staff técnico, a excepción de Camardón. ¿Los motivos? las discrepancias en cuanto a la forma de trabajo, y a que entendían que no aportaban lo necesario para estar en el cargo.

El pedido de los jugadores no fue aceptado. De hecho, ante la noticia, tanto Grunwaldt como Piñeyrúa le dijeron a Camardón que si ellos eran el problema en el seno de la selección darían un paso al costado, algo a lo que el argentino se negó, ya que dijo que quería que se mantuvieran a su lado. Además, el hecho que fuesen solo siete de los 25 citados los que tomaran la medida le sacó la representatividad de grupo al reclamo, ya que el resto de los convocados realizó la práctica con total normalidad. Paralelamente, habría un grupo de jugadores, que no han sido citados para este partido con Buenos Aires, que sí apoyarían lo resuelto por este grupo de jugadores, aunque de momento no se sabe qué actitud tomarán.

A esa altura de la noche ya la Directiva de la URU había tomado cartas en el asunto, respaldando al cuerpo técnico y negando los pedidos de los jugadores, que se mantuvieron en su postura.

Ya el jueves, luego de una jornada con un sinfín de llamados y conversaciones en varios sentidos (algunos intentos de acercar las partes, otros ratificando su posición) la Unión decidió sancionar preventivamente a los “rebeldes”, a la espera de tomar una posoción mas acabada el martes.

Paraleleamente se decidió consultar al cuerpo técnico y realizar una serie de nuevas citaciones (entre 7 y 10 jugadores) de cara al encuentro con URBA, ya que a todas las dificultades, se suma el problema de que hay algunos jugadores lesionados que no podrán estar, como Morales o Gortari, y otros seis jugadores de Carrasco Polo que fueron cedidos para un amistoso que el club jugará ante Belgrano Athletic el sábado.

Algunos de los nuevos citados ya participaron del entrenamiento de ayer, mientras que otros se los estaba contactando para ver si podrán ser de la partida el sábado con Buenos Aires.

Hasta aquí los hechos, que han sido muchos. Pasando raya, la situación es especialmente grave teniendo en cuenta la importancia de los jugadores –que se enfrentan a sanciones en lo local e internacional-. Además, en la tarde del sábado, Uruguay culmina su primera etapa de preparación para la eliminatoria enfrentando como local a Buenos Aires.

Pero más allá de la coyuntura, marca un punto extremo, del que va a ser muy difícil volver, porque las heridas están muy abiertas.

En cuanto a las declaraciones, pocos han querido dar detalles a la prensa, debido a lo delicado y espinoso del tema, y a que la radicalidad de la decisión ha dejado poco margen para acercar posiciones.

Uno de los pocos que habló con la prensa fue Bruno Grunwaldt, quien aseguró: “entiendo que no es un buen momento para hacer declaraciones, es un tema que está fuera del alcance del cuerpo técnico, que tiene que hablar la Unión con los jugadores que tengan algún problema”.

En las últimas horas se habían escuchado versiones de molestias en el entorno de la selección, pero según las fuentes consultadas por Rugbynews, no se prevía un final así. De hecho, fuentes cercanas al cuerpo técnico mostraron su sorpresa, porque hasta el momento la actitud de los entrenadores había sido de dejarle claramente la responsabilidad a Camardón en la toma de decisiones.

Del otro lado tampoco hubo declaraciones a los medios. De todos modos, allegados a los jugadores expresaron a Rugbynews que el pedido se había hecho hace varios días, y que ante la falta de respuesta de los dirigentes decidieron tomar la medida de fuerza.

“Los jugadores plantearon esto al otro día del partido con Santa Fe, que estaban muy contentos con Camardón, pero querían un cambio en el cuerpo técnico. Ni siquiera tenía que ser ya, pero querían que los asistentes no estuvieran porque no sumaban. Los dirigentes les dijeron que le dieran tiempo hasta después de Córdoba, pero después no se cumplió. Son cosas que plantean para salir adelante, para tener al menos 1% de chances de ir al Mundial”, dijo una fuente cercana al grupo “rebelde”.

“Los chicos han hablado con muchos jugadores de todos los clubes, y están casi todos de acuerdo. Quizás a muchos les dio miedo, por ser muy jóvenes o por ser la primera citación, y eso les hizo no hacerse a un lado. Además tienen claro que ya se está hablando  de que está todo armado, y que Polo está detrás, pero hay gente de todos los clubes, lo que hacen es en beneficio de la selección”, agregó la fuente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder