*/ ?>

El último grito del León

Escrito por adminrg*/ ?> Publicado en Destacadas

El último título de Old Boys había sido en 1975, cuando compartió la corona con La Cachila

 
 
Si habrá sido histórico el título que logró el sábado Old Boys que quebró 35 años de historia. No solo del azulgrana: desde ese 1año 1975 en que el azulgrana ganó el título compartido con La Cachila ningún equipo que no fuera Carrasco Polo u Old Christians dio la vuelta.
 
De esa manera, bien vale repasar la nota que en abril de 2005 publicaba El Observador el la sección campañas, recordando lo que fue ese título para el club azulgrana. Aquí va la nota:
 
En 1975 el mapa del rugby mostraba un solo nombre: La Cachila. El equipo celeste y negro mostraba sus últimos destellos de esplendor, dominando los títulos uruguayos. Y en un campeonato con tantas hegemonías, el último en cortarlas había sido Old Boys, con un tetracampeonato de 1962 a 1965.
 
Pero algo cambió en 1975, para que ya nada fuera igual. Tanto, que fue el último campeonato compartido por dos clubes, el último de La Cachila, el último de Old Boys, y el último de cualquier otro club que no fuera Carrasco Polo y Old Christians, que a partir de allí se adueñaron de la ovalada local.
 
Para que el azulgrana llegara a la consagración fue fundamental la sorpresiva victoria 15-6 ante La Cachila en la penúltima fecha, que le permitió alcanzar al equipo celeste y negro en la primera posición de la tabla. Justo en La Bombonera, el pequeño campo de Melilla en que el entonces amo y señor del rugby uruguayo era local, una cancha de reducidas dimensiones donde hacía pesar el tamaño de sus forwards.
 
“Me acuerdo que nos jugábamos el campeonato, le habíamos ganado a Christians y habíamos perdido un partido imposible y empatamos con La Cachila en la primera rueda, entonces ellos llegaban arriba. Yo no pude jugar porque estaba enfermo, y encima era en la cancha de ellos, que era muy chica”, recuerda Raúl Fajardo, hooker del equipo y por entonces capitán, que debió sufrirla desde afuera.
 
Luego de esa victoria los dos debían ganar en la fecha siguiente, algo que hicieron, para levantar la copa en conjunto. “Era un equipo bastante ágil, muy bueno en el juego de manos. Teníamos un centro que era un fenómeno, se llamaba Michael Smith y medía 1,90. Francisco Obes era el hooker, y además subieron jugadores bien jóvenes como Bordaberry y Gaminara o el pateador Nicolás Herrera”, recuerda Raúl Fajardo. “Era un buen cuadro, una buena mezcla de juveniles con mayores. Tenía el estilo de Old Boys, de forwards con poco peso y buenos backs”, recuerda Martín Stéfani, hoy médico del plantel principal de Old Boys y en aquel momento jugador de Reserva, además de una enciclopedia histórica azulgrana.
 
Pero como habitualmente ocurre, muchos aseguran que ese equipo de Old Boys no era tan bueno como el de 1976, que quedó cerca de lograr el bicampeonato. “Al año siguiente se hizo una campaña bárbara y perdimos en una final insólita con Old Christians. Se iba a jugar un domingo, pero no se por qué maniobra se pasó para el sábado; Michael Smith estaba estudiando Agronomía en Paysandú y no pudo llegar”, agrega Stefani, revalidando aquello de que “el otro” siempre suele ser mejor al que ingresa en la historia. “Antes era más fácil, ganabas más partidos y alcanzaba con eso, no tenías tantas finales como ahora”, recalca.
 
Recuerdo. “Fue el último, y todavía estamos esperando que el club gane uno. Se consiguió algún Torneo Clausura, pero siempre hacemos la broma los veteranos de que somos los campeones del club”, asegura Eduardo Gaminara, cuya sangre siguió la tradición, ya que su hijo forma parte del plantel de Old Boys y de la selección juvenil M20 que jugará el Mundial de Japón.
 
En la playa. Claro que hablar de un campeón de aquellas épocas no es lo mismo que uno de estos días. Porque si bien en algunos puntos la exigencia física era menor, por otro lado había que ser muy fanático para darlo todo en prácticas con una sola pelota o en el medio de una playa de la Ciudad Vieja.
 
“No tenía nada que ver con lo de ahora, no se hacía pesas y en los entrenamientos apenas corrías. Si estabas entrenado hacías mucha diferencia”, agrega Gaminara. “Entrenábamos en la Ciudad Vieja, en la rambla y con una sola pelota, sin exagerar. La pelota se iba al río y había que tirarse de cabeza al agua, en el medio del invierno. Uno se lo cuenta a los jugadores de ahora, que tienen mayores comodidades, y no lo pueden creer. No había ninguna luz, y muy cada tanto hacíamos pelota. La técnica la tenías del arrastre de los años del colegio. Era muy sacrificado, y más meritorio todavía el logro”, finaliza Stéfani.
 
Los equipos de Old Boys y La Cachila en ese encuentro:
OLD BOYS 15-LA CACHILA 6
URUGUAY Herrera / Obes / Smith / Arrechavaleta / Vázquez / Hernández / Tilve / Mera / Plottier / Bordaberry / R. Campbell / Evans / P. Campbell / Gaminara. DT D. Cat
 
LA CACHILA L. Bonner / F. Sturzenegger / Brown / Calvo / A. Sturzenegger / Mastroianni / R. Bonner / Carrere / Fernández Reyes / Schauritch / J. Charino / Paladino / Gari / G. Charino / Miller.

adminrg

*/ ?>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder