Dulce revancha

Publicado en Destacadas

Gales se consagró como el mejor del Seis Naciones 2012 al derrotar a Francia por 16 a 9, en base a un juego sólido, contundente y con actitud protagonista desde el primer minuto: Merecido campeón que obtiene con éste su título número 36 en esta competición 
 
Las expectativas eran enormes. No solo porque el choque ante los galos representaba una revancha de aquella semifinal de la RWC 2011 para todo el pueblo galés, sino porque, en caso de ganar, los de rojo se alzarían con el trofeo del Seis Naciones. 
 
Al espectáculo no le faltó nada: paridad en la cancha, fiesta y mucho ruido en las tribunas, y, sobre todo, un triunfo de Gales que le permitió volver a gritar campeón y ratificar un ciclo más que exitoso con Warren Gatland a la cabeza. Quedó claro: lo del Mundial no fue casualidad. 
 
El partido comenzó con los dueños de casa siendo protagonistas. Desde el primer minuto, y como ha hecho a lo largo del certamen, Gales salió a marcar la cancha con la intención de llevarse por delante a un rival que apostó a aguantar y esperar que pasase el temporal. Sobre todo amparado en el buen pie de Yachvili para salir de los apuros. 
 
Fue este mismo jugador que, minutos después, cuando los le bleus pasaron por primera vez la mitad de la cancha, superando así el ahogo galés, concretó un penal para romper la paridad en el marcador y dejar en ganancia a los de azul. A partir de allí, y queriendo cuidar la diferencia, el equipo visitante propuso una presión salvaje sobre los dirigidos por Gatland y el trámite del partido se hizo bastante desprolijo y cortado.
 
A pesar de ello los galeses no renunciaron nunca a su juego dinámico, vertiginoso y explosivo. Siguieron yendo al frente, no solo porque así juega este seleccionado desde que Warren Gatland lo dirige, sino porque tenían la convicción de dar vuelta el cotejo para poder celebrar el campeonato. 
 
Tanta insistencia terminó por concretarse a los 21 minutos de juego, cuando el wing Alex Cuthbert pisó para adentro un par de veces y dejó pagando a la marca francesa para marcar el primer y único try del partido. La posterior conversión, sumado a un penal de Halpenny minutos más tarde dejó arriba en el marcador a los locales por 10-3 al cierre de la primera etapa. 
 
A esa altura la sensación de que el triunfo no se escaparía del estadio de Cardiff ya era casi absoluta; Ese sentimiento se sustentaba en base a la entrega del dragón en los primeros 40´ de juego. La actitud demostrada, con un equipo que apretó en toda la cancha, ganado pelotas imposibles y mostrando esa hambre necesaria para consagrarse como los mejores eran argumentos más que válidos para que el público soñara.  
 
Iniciada la segunda etapa, Francia salió con una mentalidad más ofensiva y atenta a provocar y aprovechar errores. Beauxis pronto capitalizó esto para descontar mediante la vía del penal. Ahora el tanteador marcaba 10 a 6 a favor del dragón. 
 
Cuando parecía que la reacción francesa estaba a pedir de boca, Halfpenny puso tranquilidad en filas locales anotando el tercer penal a favor de Gales en el partido para estirar nuevamente la ventaja. 
 
Si bien posteriormente los de rojo volvieron a imponer su ritmo y su estilo de juego, no pudieron seguir avanzando en el campo y dañando a Francia como en la primera mitad. La defensa le bleu se mostró más que sólida y mentalizada en impedir que el rival ampliase aún más la ventaja y, a pesar de los múltiples cambios realizados por Saint-André, las líneas siguieron cumpliendo a rajatabla con su objetivo.
 
La razón fundamental por la que los galos no pudieron descontar o anotar un try fue por su falta de ideas en los últimos metros. Si bien el que tuvo la pelota fue Gales, la visita jamás supo cómo herir a su rival o aprovechar los espacios cuando tuvo la oportunidad. Elemento que beneficio considerablemente al local cuanto más cerca del final se estaba. 
 
Faltando no mucho para el final, Trinh-Duc cometió una tontería de jugador amateur más que de profesional: tiró la pelota lejos deliberadamente para evitar el line rápido en contra. Situación que le brindó otra chance a Gales de alejarse en la chapa. Halfpenny, segurísimo, clavó otros tres porotos y puso las cosas 16 a 9. Otra vez diferencia de siete.
 
El cierre del partido fue todo de los locales. Tuvieron la pelota, la manejaron con oficio y marcaron los tiempos, pareciendo un equipo más que experiente a la hora de definir partidos. Cosa que llama poderosamente la atención, ya que no lo son. 
 
Esta generación está plagada de jóvenes talentosos, promesas de brillantes jugadores, los cuales en su mayoría hoy día ya son una realidad, y que una vez más ratifican que la RWC no fue casualidad. Warren Gatland, como principal artífice, supo armar un equipo agresivo que juega un rugby laureado y a un nivel que asombra. Sin lugar a dudas, el futuro del rugby galés es prometedor. 
 
Finalmente llegó el pitazo final y todo fue estruendo y alegría en Cardiff. Los jugadores en la cancha, saltando y festejando, además de la gente en las tribunas gritando y cantando fueron las postales de una fiesta que se venía anticipando y que durará largas horas en tierras del dragón. 
 
Con esto, el dragón no solo obtiene su Seis Naciones número 36, sino que queda demostrado algo fundamental para cualquier disciplina deportiva: Todo aquel que cree y apuesta a un proyecto serio, tarde o temprano, ve sus frutos. Digamos que los frutos para los de rojo llegaron más temprano que tarde, ya que su nueva generación de jugadores se ha acostumbrado a codearse con los más poderosos. 
 
Felicitaciones a Gales, merecido campeón de principio a fin en esta edición del 6N y que tiene un técnico brillante como lo es el señor Warren Gatland, que seguramente sea el próximo entrenador de los British & Irish Lions. 
 
Salud, campeón! 
 
 
Síntesis: 
 
   
GALES (16):  
 
Titulares: 15 Leigh Halfpenny, 14 Alex Cuthbert, 13 Jonathan Davies, 12 Jamie Roberts, 11 George North, 10 Rhys Priestland, 9 Mike Phillips, 8 Toby Faletau, 7 Sam Warburton (c), 6 Dan Lydiate, 5 Ian Evans, 4 Alun Wyn Jones, 3 Adam Jones, 2 Matthew Rees, 1 Gethin Jenkins
 
Suplentes: 16 Ken Owens, 17 Paul James, 18 Luke Charteris, 19 Ryan Jones, 20 Lloyd Williams, 21 James Hook, 22 Scott Williams
 
Try: Cuthbert
Conversión: Halfpenny
Penales: Halfpenny 3 
 
Entrenador: Warren Gatland
 
   
FRANCIA (9): 
 
Titulares: 15 Clement Poitrenaud, 14 Wesley Fofana, 13 Aurélien Rougerie, 12 Florian Fritz, 11 Alexis Palisson, 10 Lionel Beauxis, 9 Dimitri Yachvili, 8 Imanol Harinordoquy, 7 Julien Bonnaire, 6 Thierry Dusautoir (c), 5 Yohann Maestri, 4 Pascal Pape, 3 David Attoub, 2 William Servat, 1 Jean-Baptiste Poux
 
Suplentes: 16 Dimitri Szarzewski, 17 Vincent Debaty, 18 Julien Pierre, 19 Louis Picamoles, 20 Morgan Parra, 21 François Trinh-Duc, 22 Jean-Marcellin Buttin
 
Penales:  Yachvili 2, Beauxis 
 
Entrenador: Phillipe Saint-Andre 
 
   
Amarillas: –  
   
Rojas: –  
   
Árbitro: Craig Joubert (Sudáfrica)  
   
Estadio: Millennium Stadium, Cardiff  
 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder