Drama en estado puro

Publicado en Destacadas

Leicester llegó a la final de Europa por penales y la definición ya trajo a la polémica, Leinster es el otro finalista tras vencer a Munster pero se lesionó Felipe Contepomi

Luego de dos semifinales para el infarto, Leinster y Leicester ganaron su pasaje a la final de la Heineken Cup.

Los irlandeses lo hicieron en el clásico frente a Munster con una gran victoria por 25-6, aunque con la amargura de la lesión de Felipe Contepomi, quien se rompió los ligamentos de la rodilla y tendrá para seis meses de recuperación, justo cuando el argentino se despedía del club irlandés.

Del otro lado, los Tigers clasificaron ante Cardiff en lo que a esta altura todos hablan del partido más emocionante de la historia de la Copa de Europa. En los 80 minutos empataron 26-26 –luego de una gran remontada galesa en los últimos minutos, cuando perdía por 14 puntos-, por lo que pasaron a la definición por penales, por primera vez en la historia de las competencias europeas: serie a cinco y luego uno y uno, como en el fútbol. Tom Janes tuvo la victoria para los galeses cuando Johhny Murphy erró el cuarto para los Tigers, pero falló y hubo que seguir. Finalmente, la definición llegó cuando Martyn Williams –ídolo del equipo, y ex jugador de fútbol- falló bajo los palos y Jordan Crane metió el suyo.

Pero el tema ya trajo cola. El drama y la posible injusticia de la definición llevó a que la dirigencia de la European Rugby Cup estudie la posibilidad de eliminar los penales.  “Lo hemos estudiado por mucho tiempo y es la primera vez que tenemos la oportunidad de verlo en la cancha. Sabemos que hay diferencias muy grandes de opinión al respecto”, dijo Derek McGrath, Director Ejecutivo de la European Rugby Cup.

“Lo hemos analizado bajo todos los ángulos. La estructura de la temporada y la naturaleza física del rugby de elite no permite alargues, y realmente ¿alguien se imagina definiéndolo por una moneda? Es obvio que debe decidirse de alguna manera en la cancha”, agregó.

“También consideramos un try de oro, pero eso pondría una presión excesiva encima de los jueces y las capacidades de los jugadores. Serían mucho más probables lesiones serías cuando los jugadores están exhaustos.  También poner descansos con más  intervalo, pero alteraría la naturaleza del juego”, puntualizó.

Hasta el Manager de Liecester, Peter Wheeler, expresó su oposición a la forma de definir. “Vamos a no culpar al juego porque era un escenario nunca antes conocido, pero seguro que es algo incómodo para mirar. En rugby, más que en cualquier deporte, ganas con el equipo o pierdes con el equipo. Y esto no se sintió bien”, aseguró, antes de ir más allá. “Imagine si se tuvieran que haber pateado un par de penales más. Le hubiese tocado a Martin Castrogiovanni o Gethin Jenkins, que pueden ser muy útiles, aunque ciertamente no pateando. ¿Se imagina cuán humillante e ilógico hubiese sido para dos de los mejores jugadores del mundo en lo suyo tener que decidir una semifinal europea haciendo algo que nunca hacen?”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder