“Se recompuso la cadena de mandos”

Publicado en Destacadas

Primera parte de la entrevista de Rugbynews con el presidente de la Unión de Rugby del Uruguay, Gustavo Zerbino, analizando el año político del rugby uruguayo

 

¿Donde está parado hoy el rugby uruguayo?
Yo tengo un profundo respeto cariño y agradecimiento por todas las uniones que han trabajado honorariamente en el rugby uruguayo, el rugby se ha ido profesionalizando de una manera enorme, hoy el rugby a nivel mundial no se concibe de otra manera que no sea con la profesionalización de sus estructuras. 
Cuando llegamos se habían ido gerentes, no había mucha información, se habían hecho muchas cosas bien pero habían quedado muchos vacíos. Tuvimos que crear un área administrativa, contable, hacer balances, poner un gerente, oficiales de desarrollo, trabajar en high performance. Se salió campeón M20 en 2008, se clasificó al Mundial de seven e institucionalizamos una Consur que estaba peleada políticamente y se logró la primer directiva votada por unanimidad. Se hicieron los primeros Crossborder, que estaban aprobados desde 2002. Una semana antes de empezar el primero hablé con Mark Egan y me dijo que no se iban a hacer por problemas políticos de Argentina. Uruguay asumió la responsabilidad de organizarlo, yo era presidente y nombré director del torneo a Gabriel Garese. Hicimos el torneo y fue un éxito, después se hizo en 2009, 2010 y ahora va a ser el cuarto, con la presencia de las provincias argentinas y Uruguay, Chile, Paraguay y Brasil. Además pasamos los Sudamericanos de dos años a uno, y también los de seven. Uruguay evolucionó en el juego, en 2003 perdimos con Chile con todos los europeos, y en los últimos tres o cuatro partidos le hemos hecho más de 45 puntos por partido. Uruguay se despegó de Chile. 
Hoy tenemos un compromiso muy importante, que nos queda en el debe, de sentarse los clubes a trabajar para mandar las mejores personas a trabajar en la Unión para planificar la actividad que todos quieren. 
Hoy tenemos rugby en los 19 departamentos, un convenio con Secundaria y con el ministerio de Deportes e intendencias de “Rugby para todos” y “Un tackle a las drogas”. Este año se hicieron tres cursos de rugby ready que fueron 60 personas, en coaching se hicieron cinco cursos de  nivel 1 con 100 personas. Se hico coaching de seven, vino Duncan Forrester y trabajó con 50 entrenadores. 
Para 2010 hay Panamericanos, y luego Preolímpicos, Olimpíadas y Mundial de seven, y vamos a hacer varios cursos porque se deben profesionalizar estructuras. Además estamos haciendo cursos para profesores de educación física, que da Perona en Montevideo y Álvaro Pérez en Paysandú, por los que pasan 200 a 300 profesores por año, lo que permite que haya 1.200 profesionales especializados en rugby.
 
¿Qué te dejo el proceso?
Logramos el plan de high performance más importante de América, fue mejor que el de Argentina, porque en tres años jugamos 40 partidos internacionales. Rumania fue superior y nos ganó bien, el rugby profesional es superior al amateur. Pero cuando fuimos el primer año los profesionales se iban caminando y los nuestros arrastrándose. En el segundo año trabajamos en el plan de high performance, se hizo una pretemproada  muy exigente, con hipertrofia y suplementos, lo que a su vez trajo el lio del seven, y los jugadores compitieron de igual a igual con Rumania, Escocia y Rusia, si bien perdimos los tres…
 
La paradoja fue que cuando mejor se llegó se perdió por más diferencia.
Los jugadores hicieron un esfuerzo extraordinario, terminaron una preparación en Prato trabajando a la par del equipo que va primero en Italia. Practicaron scrum y line de igual a igual, tanto que nos pasamos de rosca y se lesionó el Pota Horta, un segunda línea fundamental, que tiene roce y tackle. Uruguay ligó mal, porque nos quedamos con 14 jugadores, en una jugada que era para un penal  y en pocos minutos estábamos 21-0. A pesar de eso el equipo nunca cayó, tres uruguayos tackleaban a un rumano, el estadio entero aplaudió la hidalguía de los jugadores uruguayos, y se jugó muy bien por momentos. Pero no podes jugar al rugby sin la pelota, y a nosotros se nos lesionó Brignoni, Capó y Bado, se casó Giuria. Nuestro jugador más alto media 1.87.
 
También faltaron muchos por los conflictos políticos del año…
Pero ninguno estaba citado a la selección. Los técnicos citaron a todos los jugadores que querían, los que no estaban era porque entendieron que no eran necesarios. Se los pregunte muchas veces, y me dijeron que no. Si había alguno íbamos a ir a buscarlo.
 
En algún momento hablaste de Chapi Campomar como el único que había renunciado.
Es un gran jugador y un excelente ser humano, que jugó muchos años con la selección. Hablé con él, porque es un amigo y lo quiero muchísimo, y me dijo que estaba cansado de la selección, y no quería jugar más. Pero Chapi no fue un jugador que necesitáramos. Tuvimos al mejor jugador de Uruguay, que fue el Manteca Martínez. No hubo carencias en el puesto de medisocrum, no hubiese hecho gran diferencias, aunque es un gran jugador. 
 
¿Pero el cansancio del que hablás viene por algo. No crees que hubo jugadores que se fueron alejando del proceso?
Yo soy el presidente, y la directiva nombra un técnico y jamás nos metimos en las citaciones. Sí recompusimos la cadena de mandos. Acá estaba invertida la pirámide, los jugadores querían nombrar directivos y entrenadores. Eso en el rugby no existe. Tanto es así que la IRB nos reconoció y fue muy lindo, Bill Beaumont (viecperesidente de la IRB), capitán der los British Lions y un gran amigo, me dijo ‘me alegro mucho que estén todos los equipos de Uruguay representados en la selección. ‘La IRB sabía todo lo que ocurría y Uruguay estuvo representando por todos, porque Jerónimo era el que faltaba de los que los técnicos querían. Estos técnicos tenían la oportunidad de citar a todos,  si no los citaron fue porque consideraron que estos chicos eran los que precisaban. Yo no me meto en consideraciones técnicas porque no me corresponde.
 
¿Por qué crees que fue tan complicado el año?
Simplemente porque no se cumplió con en principio de autoridad, los jugadores venían mal acostumbrados a hacer huelgas para decidir cosas que no existen en el rugby. El rugby es obediencia, disciplina, humildad, que en un momento se tuvo y después se perdió. Se recompuso la cadena de mandos y estos chiquilines lo hicieron de una manera extraordinaria como los equipos profesionales. Los resultados estuvieron, empatamos 21-21 en Montevideo y allá nos ganaron. En Rumania había 75 países acreditados, y la sorpresa era que Uruguay llegara con chances, esperaban que perdiera por 30 40 puntos el primer partido y la vuelta fuera un trámite. Después nos ganaron bien, fue el mejor partido de Rumania en los últimos 10 años, según lo que dijeron ellos. Uruguay no tuvo la pelota, el line que es el arma que precisás no la tuvimos, y la verdad es esa: el rugby profesional es superior al amateur. 
Uruguay hizo todo lo que estuvo al alcance y los que quisieron estar en la selección la puerta estuvo abierta siempre. Los que no estuvieron fueron por motivos laborales, o porque no quisieron o se lesionaron, como Caco Pastore, el capitán, un tipo que llevó a Uruguay en el hombro y en febrero se deshizo una rodilla y no pudo estar.
 
Más allá de renuncias o citaciones, muchos jugadores se sentían alejados del proceso 
Pero a mí no me importa lo que sienten los jugadores, ellos tienen que entrenar si los citan. No los citó el cuerpo técnico, no tiene nada que ver.
 
¿Por qué se llega a ese punto?
Son las reglas de juego. Un entrenador elige lo mejor que piensa para su sistema de juego. Muchos no servían para el patrón de juego que quería hacer Gonzalo Camardón, y a la vista está.
 
El propio Camardón nos dijo que era consciente que no tuvo todo el potencial por el conflicto
No los tuvo en el Sudamericano y la Churchill. Después que los jugadores decidieron no estar, el barco sigue y a la gente que se compromete no le vas a decir ‘gracias, ahora ellos quieren venir’. Es algo de orden. Tengo el mejor concepto de todos los jugadores del rugby, y por los que durante dos años se esforzaron y jugaron con Los Teros, tengo una amistad y los quiero. Pero yo me debo al técnico, que siendo profesional en Uruguay trabajó gratis porque decía que no cobraba donde había un equipo amateur. Tiene mucha grandeza todo lo que hizo, y el rugby uruguayo lo respaldó. Los que entendieron otra cosa tendrán que esperar a ser dirigentes para poder nombrar a los técnicos. Yo acá estoy trabajando con un mandato que me comprometí, por la transparencia y la profesionalidad. Trajimos al mejor DT que podíamos tener, a la vista está que lo querían contratar en Europa. El trabajo se vio en la cancha. ¿Faltan jugadores? Nos faltaban antes de ir a este mundial. 
 
¿Entonces no faltaban jugadores que no se citaron porque se sabía que iban a decir que no?
No hay ningún jugador que no haya sido citado. Te lo dije tres veces, no me querés entender. El técnico me dijo que estos eran los jugadores que querían. Estuvieron los jugadores que los técnicos querían, no hubo ninguno que no haya estado. Tenés que hablar con él.
 
Continúa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Acceder con Facebook
Acceder