Wilkinson picante

Publicado en Destacadas

Un disgustado Jonny Wilkinson rompió el silencio y dijo que los balones usados en la RWC fueron un “chiste”, además de las principales culpables de su falta de efectividad  
 
¿Qué dejó la RWC 2011 para la selección inglesa? Para desazón. Llegando con unos antecedentes fantásticos por lo que habían sido Copas del Mundo anteriores (campeones en 2003 y segundos en 2007), Inglaterra parecía ser uno de los grandes candidatos a pelearle el título a los All Blacks, cosa que no terminaría sucediendo. 
 
La temprana e inesperada despedida de la rosa en 4tos de final a manos de Francia, dejaría perplejo a un país que imaginaba ver a los suyos codeándose hasta el final con los mejores en busca de la corona del mejor. 
 
Las críticas no demoraron en caer sobre el plantel, sobre todo para el head coach Martin Johnson que, hasta el día de hoy, parece seguir en la cuerda floja a punto de abandonar su cargo al frente de los de blanco. 
 
Ni siquiera el eterno Wilkinson, aquel gran héroe del mundial 2003 para los británicos, rendiría acorde a lo esperado. Su puntería y eficacia a la hora de patear, gran especialidad del apertura, no serían ni por asomo a lo que este nos tiene acostumbrados. 
 
Respecto al por qué de esta situación, Wilko rompió el silencio recién este lunes, recriminando más que nada a las pelotas utilizadas a lo largo de esta pasada RWC. Las mismas, hacían un movimiento inconstante en el aire, lo que generaba dificultad a la hora de patear y reducía considerablemente la puntería. En resumen, Wilkinson catalogó a estas como un “chiste”, y que no estuvieron a la altura para una competencia de esta índole. 
 
El internacional inglés se mostró bastante frustrado a la hora de referirse al tema manifestando que no se puede competir en un certamen de tamaña importancia con contratiempos de ese tipo. Además criticaría la respuesta brindada por la organización del certamen una vez hecho el reclamo por dichas pelotas. Estos, solo se limitarían a decir que las ovaladas eran las mismas para todos, por ende, nadie tendría ventajas por sobre los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder