Teros VII arrancó pisando fuerte

Publicado en Destacadas

En la primera fecha del Circuito Nacional de Seven, el seleccionado Uruguayo se llevó el título al ganarle la final a Carrasco Polo, que fue el club mejor ubicado y líder de la tabla general

 
 
Demostrando un sistema de juego bastante más aceitado e integrado que el resto, y figuras que desnivelaron a gran nivel, Los Teros VII se quedaron el domingo con el Seven de Carrasco Polo, la primera etapa del Circuito Nacional de la URU, luego de ganarle la final al local por 12-10.
 
Los Teros tuvieron un camino tranquilo hacia la final, en el segundo torneo de la temporada, luego de competir la semana pasada en el Súper Seven de Corrientes, donde terminaron como campeones de Plata, luego de perder en semifinales de Oro.
 
El equipo base de Uruguay estuvo conformado por Rodrigo Espiga, Santiago Arocena, Rodrigo Martínez, Guillermo Lijstenstein, Sagustín Ormaechea, Felipe Berchesi y Gastón Gibernau. Además luego también ingresaron Juan Martín Llovet -que tras la desafectación del XV cruzó al VII, de Jerónimo Etcheverry (en su vuelta a los seleccionados nacionales) y de Federico Favaro.
 
Les tocó integrar la Serie A, con MVCC y Champa, en un grupo que tuvo la no presentación de Lobos B. Los dos partidos de la serie fueron fáciles victorias: 43-0 con Champagnat y 36-5 ante MVCC, lo que le dio cómodamente el primer lugar de la serie.
 
Allí también llegaron Los Cuervos, el sorprendente puntero del Grupo B, al derrotar al último campeón Trébol por 14-5 en el último partido de la serie, y luego de haberle ganado a Polo B por 33-0 y a MVCC 21-0.
 
Quien logró su lugar por la serie C fue el local Carrasco Polo, que le ganó a Salto 29-12, a Christians B 19-7 y a PSG 22-0 en el encuentro que definía el pasaje a semis.
 
Por su parte, la serie D fue sin duda la más pareja, ya que tenía a tres de los animadores del torneo el año pasado: Old Boys, Old Christians y Lobos, además de CTM. La clasificación fue para Old Boys, tras una agónica victoria 19-14 en el último minuto del  clásico ante Christians, luego que los azules tuvieran también para ganarlo en el cierre.
 
En semifinales, a Los Teros  les tocó ya una exigencia mayor, ante Old Boys, aunque los celestes se impusieron desde el primer minuto, demostrando mucho más acople y sistema. Fue un 26-5 que los depositó en la final del torneo.
 
La otra semifinal tuvo el interesante duelo entre Cuervos y Polo, con varios apellidos de renombre en ambos lados, como Ignacio Conti (en la vuelta del capitán de Carrasco Polo tas su sanción), Juan Labat, Arturo Avalo o Martín Etcheverry, entre otros, mientras que en Los Cuervos también había nombres destacados, como Giuria o Barcos. La victoria fue para Polo por 15-5, por golpear en los momentos importantes.
 
La final fue uno de los mejores partidos del torneo, y sin duda en el que la selección uruguaya tuvo más dificultades. El sistema, el juego ofensivo, el control de pelota, todo se encontró con una fuerte defensa de Polo, que encima contragolpeó bien cuando pudo y lastimó.
 
El tanteador fue palo y palo: abrió Uruguay con try de Santiago Arocena, empató Ibarra par Polo, pasó al frente Uruguay nuevamente con gran try de Federico Favaro (uno de los juveniles que promete en este seleccionado), y al final descontó el caballito, aunque la conversión se fue apenas afuera. Así, el título fue para Uruguay, que tuvo una interesante prueba de cara los objetivos internacionales que se le vienen: el Seven de Paraná en diciembre  y el de Punta del Este y el Sudamericano en Río de Janeiro, en enero.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder