Sonrisa a medias

Publicado en Destacadas

Trébol atacó, fue protagonista y le ganó 20-0 a Champa, pero erró varios tries y por eso no pudo bonificar

Trébol agarró un pozo el domingo en Paysandú. No le rompió la dirección, ni lo hizo pinchar, pero le desacomodó el tren delantero y le causó el malhumor de tener que pasar por el taller a revisar. Ganó 20-0 sí, y llegó al tercer puesto y a los puestos de playoff también, pero no sumó bonus, pese a que dominó el partido y perdió varios tries. Y a pesar de que el bonus seguramente no sea definitorio para entrar a semis –el sanducero se juega todo la semana que viene ante Los Cuervos y ganar significará seguir con vida y perder despedirse- el propio intento por llegar al try y no conseguirlo pese a tener un montón de chances lo hizo ponerse nervioso en el el cierre del partido y luego irse de malhumor de la cancha del Paysandú Golf Club.

Los dirigidos por Grille dominaron el trámite durante gran parte del partido, en los que se acercaron con el pie –aun con viento en contra- y buscando ganar la batalla de los forwards, para luego abrir o sumar fases  dándole dinámica la ovalada por el centro de la cancha. Así llegaron a un try y un penal que les daba la ventaja 8 a 0, corta pero también castigo a un equipo que había sido impreciso con la pelota, con errores en el juego lanzado como a partir de que conseguía a la pelota en las formaciones.

En el segundo tiempo Trébol tuvo viento a favor y consiguió cercar más a Champa. El juego fue reduciéndose más a las 22 de los franjeados, y Trébol a probar una y otra vez más y encontrar más espacios ante una defensa de Champa que sentía el esfuerzo. Sin embargo –por ansiedad, por la pelota mojada, por apuro en el último pase, el sanducero erraba varios tries que le ponían cada vez más difícil cerrar el encuentro y asegurarse el bonus.

Hasta que finalmente, tras un line rápido el sanducero movió bien y llegó al segundo try. Y en la salida de ese try, recuperó una pelota en su propio campo y jugó rápido la pelota, para quebrar un par de marcas, darle velocidad a la pelota y llegar al try que ponía el 20 a 0 y dejaba a Trébol en las puertas del triunfo.

Pero el tanteador no se movería más. Nuevamente con errores en el juego de manos a pesar de ser claro dominador, Trébol se quedó en 20. Sumó cuatro y ahora pasó a Cuervos y PSG por dos, pero se fue con la sensación de no haber podido cumplir todo lo propuesto. Ahora se le viene Los Cuervos, donde no hay opción: es ganar para seguir con chances. Recién después que lo haga podrá lamentarse no haber sumado ese puntito el domingo, en una hipotética lucha con Chrtistians –si el azul gana el clásico-. Pero por sobre todas las cosas, el equipo de Paysandú se debe haber ido con la idea fija de mejorar la definición.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder