“Queremos consolidar lo que ya tenemos y no entrar en riesgo de perderlo”

Publicado en Selección, Selecciones, Teros XV, Uruguay

El nuevo presidente de la URU, Sebastián Piéyrúa, habló sobre el estado general del rugby uruguayo y los grandes objetivos de su mandato

pino2

Por Ignacio Chans-Redacción RugbyNews
Mantener la viabilidad del Charrúa como casa del rugby. Esa es el principal objetivo de la directiva de la Unión de la URU que asumió en enero de este año, según expresó a RugbyNews el presidente Sebastián Piñeyrúa, en una extensa entrevista donde señaló los puntos más salientes de la gestión.

En ese sentido, “Pino” expresó:
-Uno de los puntos a trabajar será achicar el déficit, que el año pasado –producto en parte de las obras de refacción del estadio–superó los US$ 200 mil. Para eso se cortarán gastos, entre ellos la cantidad de jugadores que participan en cada selección –en el XV se redujo de 50 a 35–
-Señaló como algo lejano la chance de establecer un sistema semiprofesional para Los Teros
-Dijo que se trabaja para conseguir fuentes de recursos alternativas para costear el Charrúa, como la realización de recitales
-Una posible clasificación al Mundial no cambiará la ecuación económica del estadio.
-Piñeyrúa también dijo que se intentará que Rodrigo Capó-que no vendrá a jugar ante EEUU por la eliminatoria- esté con el equipo si se llega disputar un repechaje final en noviembre ante Rusia.
-Los cambios en Primer División para esta temporada buscarán mejorar la competencia interna

La entrevista, por su extensión, se dividirá en varias partes. Aquí la primera, donde se habla sobre el presente y futuro del Centro Charrúa, el presupuesto de la URU, qué valor tiene la clasificación al Mundial y que lugar debe ocupar Uruguay en el mundo del rugby actual.

¿Cuáles son los principales objetivos de tu mandato?
Los objetivos para este año son, desde el punto de vista institucional, seguir desarrollando el Centro Charrúa. Que los jugadores tengan su espacio para entrenar, hacer pesas, tener sus dormies y su comedor para concentrar. Ese es el gran objetivo, pero no solo para los jugadores, sino que los clubes, delegados, referees tengan su lugar. Eso es la Unión, la casa del rugby, y la idea es que independientemente de qué función ocupes, que tengas tu lugar. Ese es el gran objetivo institucional, ver como logramos mantener todo esto. Obviamente todo lo anterior son beneficios, y tienen una gestión y un grado de compromiso económico mayor a lo que históricamente tuvo la Unión. Ese es el gran desafío, ver como mantenemos el estándar de comodidad para todos los actores sin que la URU tenga que quebrar o meterse en ningún problema. Hay que ver cómo conseguir sponsors, organizar espectáculos, explorar las unidades de negocio más allá del rugby. Ya no es pensar exclusivamente en el rugby, sino en cómo hacer un recital, o cómo tener a la selección de handball entrenando y que pague una cuota, o a Cerro Largo en la concentración, como está ocurriendo ahora. Es algo que trasciende el rugby en sí mismo.

Todo eso ya funciona actualmente, ¿el tema es poder mantenerlo?
Todo eso ya pasa, el tema es que pase permanentemente, a veces es lo más difícil. Si uno tiene sólo un mes una delegación de otro deporte no es sostenible. El gran desafío es lograr la continuidad, que es lo más difícil. El rugby en Uruguay es complicado, nos cuesta esfuerzo, pero no es la situación tienen otros deporte, o el fútbol salvo algunas instituciones. El desafío es seguir siendo tentadores, recibir ingresos y administrarlos de la mejor manera. Es un camino difícil pero que no le vamos a esquivar el bulto, vamos a seguir transitándolo de la mejor manera posible. Si me preguntás, en estos dos meses lo más difícil ha sido eso. Uno termina una semana agotado de una gestión concreta pero al otro lunes no se puede descansar porque esto sigue. Y lo que le pasa a los dirigentes de la Unión en lo mismo que le pasa a los jugadores. Se tomaron 15 días de licencia para la Nations y al llegar a las dos semanas juega con argentina y después la Américas, y pestañea y llega la ventana de noviembre.

¿Cuánto cuesta mantener el Charrúa?
El presupuesto de hoy de la Unión es alto, tiene números que si uno piensa en el rugby son super grandes. El año pasado en muchos meses pasó de los 100 mil dólares, que para el rugby es enorme.

¿Y se puede cubrir?
Es una buena pregunta y creo tener la respuesta. Y en esa línea estamos enfocando la gestión. Para el rugby es inviable. Si queremos el Charrúa exclusivamente para el rugby no es viable. El rugby puede tener un estadio como el Charrúa. Los que estamos al frente entendemos que el charrúa es la casa del rugby, es el estadio, lo tenemos que cuidar y disfrutar, pero lo tenemos que compartir y abrir a otras unidades de negocio y a otras federaciones para colaborar con el funcionamiento. Creo que así es viable. Cuando uno habla de presupuesto, no es el presupuesto del rugby, sino también del estadio. Si todo el presupuesto se comparte con el fútbol de la B, alquilando concentración, con el handball en el el gimnasio… eso es parte del éxito de la gestión y lo que puede hacer viable el funcionamiento del estadio.

¿Se mantiene el acuerdo con la AUF, que ayuda con los gastos mensuales del Charrúa?
Hay una cantidad de acuerdos, también con la IRB, con la intendencia, con el ministerio de transporte. Hay ingresos que se están tratando de generar, que muchas veces es idéntico al egreso.

Es un año de Eliminatoria: ¿se va a ampliar el presupuesto por esa razón?
La URU lo que tiene que hacer es optimizar la gestión. Estamos en un periodo, y lo hemos hablado con todos los actores, que queremos consolidar lo que ya tenemos y no entrar en riesgo de perderlo. Y no ir más allá. Lo que tenemos está siendo muy difícil de mantener y hay que hacer muchos sacrificios. El objetivo es cuidar eso y no dar pasos más allá. Si el día de mañana esto está consolidado, si hay mas ingresos, las unidades de negocio funcionan más sólidamente, veremos cuál es el paso siguiente. Lo que no quita que se mejore y se siga haciendo mucho. Ahora se está techando el gimnasio gracias al convenio con el Ministerio de Transporte y la IRB. Son cosas previstas, lo mismo con eliminatoria, vanos a ir a EEUU y vamos a apostar en todo,darle a los jugadores las mejores comodidades, el mejor vuelo. Me refiero a que no vamos a hacer cosas extraordinarias, que puedan salir de lo normal.

¿Eso incluye el viaticado? El año pasado se lo había mencionado como una prioridad.
El sistema de viaticado es algo que hemos hablado con los chicos. Hoy en día el objetivo de la directiva era tratar de asegurarles todo lo que están teniendo. Que la cancha esté bien, que el gimnasio también, que tengan pesas, que se amplíe el gimnasio, que tengan su vestimenta, sus complementos. Tratar que el rugby sea algo disfrutable para ellos, y apoyar a todos los que se quieran ir afuera. En relación al tema viáticos, lo estamos tratando de canalizar por el Fondo Teros. Estamos tratando de ver que funcione y que sea algo positivo. Pero hoy no estamos preparados para dar un viático, un salario que provenga de fondos genuinos. No está dentro de lo planificado.

No es por un sentimiento amateurista ni mucho menos, todo lo contrario. Yo estuve en todos los escalones del rugby, fui entrenador hasta hace muy poco, entiendo las necesidades, y me encantaría poder darles un viático para que los tipos entrenan más. Pero me sentiría bastante mentiroso si les dijera que lo veo como algo próximo o que sea sustentable. Implicaría una cantidad de cosas que entiendo son mucho más necesarias, para ellos y para que la disfruten otras áreas del rugby.

¿Cómo es la ecuación económica de la URU? La IRB siempre habla de una mesa que tenga tres patas: Sponsors, gobierno e IRB.
Estamos bien. Hoy tenemos una relación excelente con la IRB, de gran apoyo, comprometida, alineada con los objetivos y con muchas ganas de que Uruguay llegue al mundial. Las empresas están apoyando, tenemos una buena gestión con un socio comercial que está trabajando muy bien, que ha arrimado buenos clientes. Y el gobierno también, tenemos apoyo de Comité Olímpico, de la Fundación Deporte Uruguay, del Ministerio, de la Intendencia, con la que estamos hablando todo el tema del estadio, de iluminación, estamos buscando apoyo para mejorar el acceso. Tenemos apoyo de empresas públicas como Antel, Uruguay Natural. Estamos en buen camino, obviamente el gran desafío es hacerlo perdurar y lograr la continuidad. Si mañana el Ministerio te da US$ 20 mil dólares nos va a dejar muy contentos, pero no va a solucionar los problemas de la URU que sea una cosa aislada y no podamos golpear la puerta en dos años. Si no logramos transformarlo en proyectos que les podamos presentar no deja de ser una acción aislada.

Por ahora no hay una colaboración fija sino acuerdos puntuales.
Son proyectos que estamos presentando y nos apoyan, lo que es muy bueno. En la medida en que la rueda sigue girando va a ser muy bueno. Vamos a tener que ajustar cosas internas y fortaleciendo incluir más a los clubes para que puedan disfrutar más todo esto.

¿Se concretó el aumento del 25% que iba a hacer la IRB en el Plan de High Performance?
Si, se bajó a tierra. La IRB aportaba 80 mil libras para High Performance, para el centro y los jugadores. Se subió esa cuota un 20%, a 100 mil libras. Es una ayuda más, obviamente también subieron mucho nuestros gastos. Ellos los ven y lo reconocen. Lo que pasó fue una especie de salvada de examen. La IRB nos daba 100 mil, visualizo que había cosas que no estaban bien, nos bajó a 80. Ahora observa que se hicieron bien los deberes, se salvaron materias, se logran objetivos que estaban dentro de lo que ellos esperaban y volvieron a incrementar a 100.

¿El último balance hablaba de un déficit de US$ 200 mil? ¿Se intentará bajarlo o que no crezca más?
El déficit del balance es hasta un poco más. El gran desafío es consolidar lo que tenemos, hay que bajar pasivos, mejorar ingresos, controlar gastos, seguir yendo para adelante. Y hay que saber leer muy bien los balances. El balance del año pasado tiene muchos gastos de obra, de puesta a punto del estadio, que de repente en alguna empresa podría figurar como inversión y no estaría en el pasivo. Acá le damos el tratamiento de empresa pero tiene objetivos sociales y otro régimen. No es mi área, está Lorenzo y Losada como tesorero, es un gran amigo y estamos en permanentemente en contacto trabajando en gastos e ingresos.

¿Es un déficit manejable?
Es un déficit que si no se lo estudia, si no se lo ataca, podría llegar a provocar lo que nosotros no queremos que pase: que perdamos todo lo que se consiguió. Nuestro gran desafío es consolidar todo antes de seguir agrandándonos y que se agrande el déficit. En la medida en que trabajemos mucho la unión, los clubes, es un déficit que me tengo mucha confianza para poder, a fin de año, bajarlo sustancialmente y hacer una gestión lo mejor posible.

En una entrevista en la web de la URU decías había que cortar cosas del Centro tras el primer año de experiencia. ¿Qué es lo que hay que cortar?
Es un primer año, y hay que cortar cosas. Ha hemos hablado con Pablo Lemoine como encargado de High Performance, y el coincide 100% con nuestras ideas y nosotros con la de él. Fue un primer año de experimento, pasaron una cantidad de jugadores y hay que optimizar, bajar los jugadores que están en el centro. Antes había 50 jugadores por plantel, hoy es difícil que haya más de 35. Optimizar toda la parte de entrenamiento, de preparación física, viajes, limitarnos mucho a lo que son los cupos IRB en los torneos, no hacer cosas más allá de eso. Estamos tratando de trabajar en eso. Vamos a hacer un centro más reducido, más focalizado en los jugadores que terminemos usando.

¿Cuánto vale clasificar al Mundial?
En importancia mucho, en dinero muchísimo menos que lo que la gente se imagina. Hay una especie de creencia que si Uruguay clasifica se acaban todos los problemas. Eso es lo más falso que he escuchado en los últimos años. Obviamente si clasificamos los expectativas de ingreso van a ser mayores, de la IRB pero también calculamos desde el punto de vista comercial. Pero en cuanto a solución económica de la URU no creo que modifique absolutamente nada. Probablemente todo ese plus de ingresos se van a ver volcados en la propia clasificación, y va a irse específicamente en eso. Para el rugby no creo que sea ningún tipo de salvación. Si me decís para un chico de los teros o para el cuerpo técnico, para el grupo específico, puede ser un beneficio, entra un dinero, capaz se puede por algunos meses hacer sistema de viáticos, y que los jugadores tengan un beneficio adicional. Algún referee se puede vincular a mayor nivel, puede haber más preparación o más comodidad para un grupos electo.

Pero no hace más viable el Charrúa.
No, como tampoco hará más viable a PSG, Champa o Christians. Puede cambiar la motivación, todos nos vamos a sentir orgullosos de ver a Los Teros en el Mundial, algún club se irá de gira. Va a provocar un cambio muy grande en todos los lugares. Pero si la pregunta es si va a ser la solución económica, la respuesta es no.

¿Y con los sponsors? Se pueden sumar más? Los que están no tienen en mente la clasificación?
Yo calculo que comercialmente puede ser un atractivo. Pero si me preguntas si hay alguna cláusula gatillo que diga ‘si vamos al Mundial en vez de 50 te doy 200’ eso no existe. Si puede haber más entusiasmo. Pero no es que ya esté firmado.

Atando las anteriores respuestas con esto, queda más claro que en cuanto a los objetivos la viabilidad del centro está por encima de la clasificación al Mundial.
Es correcto. Soy un tipo de rugby de toda la vida, tengo un gran objetivo y es que Uruguay vaya al mundial, como lo tenés vos o cualquiera vinculado al rugby. Existe, no vamos a ocultarlo, no vamos a abrir un paraguas por si no vamos, sería una mancha, o mejor dicho, una cosa negativa no ir al Mundial, estamos trabajando para eso. Pero no es mi objetivo como presidente, porque no va a implicar una solución mágica.

¿Qué lugar tiene que ocupar Uruguay en la competencia internacional? Hoy se hace difícil no sólo seguir a los Tier 1 sino los Tier 2 como Georgia o Rumania, que cada vez se profesionalizan más.
Es una muy buena pregunta y yo tengo una respuesta muy personal. Sin desconocer la importancia d la plata en todo esto, porque en el mundo de hoy el dinero influye mucho –gana el equipo de básket que más pone planta, Barcelona es el que más invierte en fútbol- tampoco es una regla que te e diga: tanta plata, tanto ranking. Rumania pone mucha plata y está arriba de Uruguay. Rusia quizás ponga la misma palta que Rumania, pero si nos cruzamos vamos a ir con más confianza que contra Rumania. Creo que es un equilibrio, Uruguay está bien donde está, es muy reconocido, tenemos mucha competencia, hemos mejorado un montón, tenemos un grupo de jugadores que se ha ido afuera como hace tiempo no pasaba. Es cierto que no se fueron al primer nivel pero quizás tengamos en dos años algunos de ellos en el primer nivel o que vayan directo a nivel más alto. Son cosas que van sumando, creo que hoy el ranking IRB es muy certero, jugo Uruguay-España, que están pegados en el ránking y hubo una diferencia de un punto, juegan Nueva Zelanda-Japón, uno esta 1º y el otro 14, y hay 50 puntos. No hay grandes sorpresas. El objetivo de Uruguay va a ser mantenerse ahí. No creo que hoy Uruguay tenga mucha chance de ganarle a Italia, pero sí tenemos esperanza, más allá que ellos son favoritos, de ganarle a EEUU, que está 17 o 18. Vamos a oscilar en esa posición. Cuanto más crezcamos vamos a crecer más en el ranking. Si crecemos un poco vamos a estar, 16, 17, 18, si estamos normal, estaremos, 18, 19, 20. Si caemos estaremos 21, 22, 23.

Pero Uruguay está lejos de los tier 2 top.
Para estar en los primeros 15 Uruguay necesitaría una revolución que todavía no ha ocurrido. Me encantaría que ocurra, pero hoy no la veo. Capaz que tenemos que tener planteles superiores de Primera con 100 jugadores, un campeonato de segunda con 10, 12 equipos, que todos los clubes estén en ebullición, con muchos colegios jugando, una selección jugando en el extranjero, pero no seis o siete jugadores, sino 15, 18, 19. Estar 14, 15 en el ránking probablemente implique eso. No lo visualizo como algo que vaya ocurrir muy próximo. Y tampoco sé si ese es el objetivo. Si vos me preguntas ¿dónde el rugby es más fuerte, en Rusia o en Uruguay? Hoy Rusia está mejor en ránking, pero en lo que es ser un rugbista, en el tercer tiempo, en tener muchos niños jugando, no tengas dudas que Uruguay está más fuerte. Nosotros vamos a la Nations Cup de Rumania, hacen un preliminar de infantiles y hay 100 nenes. Y para que haya 100 nenes la tienen que remar a full, y lo venden como una cosa espectacular. Nosotros para meter 100 nenes antes del partido con EEUU lo único que tenemos que hacer es llamar a un colegio. En esas codas estamos mucho mejor. Allá para que en un tercer tiempo haya 40 personas es muy difícil, acá es mucho más sencillo. El rugby en Uruguay no creo que esté mal, creo que está muy bien. Seguro que hay cosas que mejorar. Si me preguntás, creo que un chico de 19 años era mucho más fanático del rugby hace 10 años que lo que es hoy. Creo también que hoy tienen muchas más distracciones.

¿A eso hay que apuntar?
Sí, al fanatismo, a los valores del rugby, de que el chico vaya al club, que se quede al tercer tiempo, que sea entrenador, que siga en club. Hay que fortalecer esas cosas. Que vengan a ver a Los Teros. Por eso espero llenar el Charrúa contra EEUU. Ese es mi objetivo inmediato.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder