Puro corazón

Publicado en Destacadas

Jugando con uno menos durante todo un tiempo, Christians remontó un 0-14 en contra y le ganó 21-20 a Trébol en un partido increíble, para clasificar a la final del Torneo Clausura
 
 
A veces no se gana jugando lindo. A veces no se gana ni siquiera jugando bien. A veces es necesario el corazón por encima de todo, para revertir la lógica. A veces, o casi siempre, es necesaria la suerte cuando la mano viene torcida.
 
Cumpliendo todos esos conceptos, Old Christians se llevó el domingo una increíble victoria ante Trébol, que le permite clasificar a la final del Torneo Clausura ante Carrasco Polo, que el sábado le había ganado a Old Boys 30-17. El azul tuvo todo para perder, pero cuando nadie lo esperaba ofició la remontada que le permitió pasar a la definición, pero además sumar un invalorable caudal de confianza de cara la definición.
 
El primer tiempo había sido parejo, más por las imprecisiones que por las virtudes del rival. Mucha marca cerca de las formaciones, y errores en el juego de manos, mitad por apuro y mitad por el viento cruzado. Por lo demás, buenas defensas, y varios penales, sobre todo de los ataques, que habían que el tanteador no se moviera del cero.
 
Pero como en la semifinal del Apertura, fue Trébol el que sobre el final de la primera parte empezó a encontrar el camino. La pelota jugada con dinámica, con buen control, y sin knock ons ni infracciones. Eso, en cinco minutos, le permitió torcer el trámite del partido, y llegar a dos tries con los que se puso 14-0. El primero con los forwards, empujando tras el scrum, una formación que en esa primera parte le había si do favorable El segundo, apenas dos minutos después, luego de que Durán se quebrara entre la defensa azul para poner el 14-0. Y en el medio, una roja a Santiago Arocena por un golpe con el pie en un ruck. Todo terminaba de pintar un panorama devastador para Christians, que debía remontar en la segunda parte una diferencia de 14 puntos con uno menos, dejando espacios por afuera y siendo dominado en el scrum. No había vuelta…
 
Sin embargo, hay veces que las explicaciones lógicas se desvanecen y dan pie a los intangibles. Esa fue la explicación de que Christians saliera a jugarse el todo por el todo, porque ya no tenía mucho que perder. Eso se sumó quizás a una displicencia de Trébol, y como resultado llegó un muy ben try azul al inicio del segundo tiempo: el capitán Llovet mandándose al frente para ganar metros, dos fases en corto, pase a la punta, Pachi Arocena que se mete, rever y try de Favaro. Christians estaba de pie, y pretendía seguir luchando.
 
El golpe desacomodó a Trébol, que se había visto demasiado cerca de la final antes de tiempo. Entonces, cual boxeador groggy quedó contra las cuerdas: cedió espacio y metros, y se equivocó del mismo modo que Christians al final de la primera parte. Resultado: penal y Favaro ponía a Christians a tiro de try, con el 14-8. En un suspiro, se ponía en el retrovisor de los sanduceros, y con viento a favor.
 
Trébol trató de reaccionar. Podía buscar por afuera, donde había espacios, o desde el scrum, donde había sido superior. También a partir del line, donde había sido sólido. Pero nada le salió. Los nervios dieron paso a la imprecisión, pero ahora con la presión de un partido que tenía ganado y se le empezó a complicar. De todos modos, del otro lado la situación era casi igual, entonces ambos sumaban con penales. Durán para Trébol, 17-8. Favaro para Christians, 17-11. Con uno más y el reloj a favor, esa paridad favorecía a Trébol.
 
Entonces, todo cambió. Trébol se sintió casi obligado a ir a buscarlo a pesar de que quizás era momento de esperar que pasara el temblor. Jugó, abrió y se regaló: y apreció nuevamente el capitán Llovet, que interpretó y se fue solo al ingoal rival, para poner un 18-17 a favor de los azules que era un piñazo al mentón de Trébol.
 
Ya no hubo más lógica a la que recurrir. Sí, Trébol tenía uno más y varias herramientas a las cuales recurrir, pero ninguna le salía, ni ya le saldría Psicológicamente, Christians era más, y empezó a jugar con la pequeña ventaja que llevaba. Buscó sacar el juego de su zona con el pie, y Trébol encontró espacios cuando buscó correr y pasar, pero se equivocó en varias ocasiones al responder con patadas.
 
El final fue una emocionante batalla. Trébol jugándosela, atacando desbocado, y Christians defendiendo con uñas y dientes. Y otra vez, los golpes psicológicos cruciales: Durán erró un penal bajo los palos luego que el viento le movió el balón, y otro factible a los pocos minutos. Así, a pesar de pasar arriba a falta de 10 minutos, Trébol vio como Christians pasó de nuevo con otro penal de Favaro cuando quedaban 5. Entonces el sanducero, que lo tuvo ganado antes de tiempo, ya no tuvo fuerza ni claridad para ir a buscarlo. Christians, por corajudo y por nunca darse por vencido, ganó su lugar en la final del Clausura.
 
OLD CHRISTIANS 21-TRÉBOL 20
 
OCC: Harley / Lenoble / Formoso / Horta / M. Espiga / M. Horta / R. Espiga / Carracedo / Martínez / Vázquez / Favaro / Llovet / Bomio / S. Arocena / M. Arocena. DT: N. Inciarte
 
TRÉBOL: Bota / Arboleya / Rombys / Bianchi / Palomeque / Otegui / Alzueta / Grignola / Lijstenstein / Durán / Schroeder / J.M. Fernández / Bulanti / Durán / Cuello. DT: M. Grille
 
Cambios Christians: Llovet x Bomio, Pérez x Carracedo, García x Lenoble, Storace x Formoso, Bermúdez x Espiga
Cambios Trébol: B. Pintos x Otegui, J. Zerbino x B. Pintos
Puntos: 35’ try Rombys convertido por A.Durán (T) 0-7, 40’ try J. Durán convertido por A.Durpan (T) 0-14, 41’ try Favaro (OCC) 5-14, 48’ penal Favaro (OCC) 8-14, 55’ penal A. Durán (T) 8-17, 57’ penal Favaro (OCC) 11-17, 58’ try Llovet convertido por Favaro (OCC) 18-17, 72’ penal A. Durán (T), 20-18, 75’ penal Favaro (OCC) 21-20
Cancha: Old Christians
Juez: Joaquín Montes
Amarillas: No hubo
Roja: S. Arocena (OCC)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder