La última tampoco fue

Publicado en Destacadas

Los Teros cayeron 15-7 como visitantes y terminaron últimos en el Crossborder

 
 
Por Federico Romagnoli –Especial para Rugbynews. Foto gentileza Alejandro Martínez
El seleccionado santafesino de rugby le ganó a Uruguay por 15 a 7. El partido se desarrollo en la cancha número uno del Santa Fe Rugby Club bajo una lluvia intermitente, que por momentos fue un diluvio que habría sido la envidia de cualquier relato bíblico. Las fuertes ráfagas de viento fueron otro factor climático desfavorable. A pesar de las condiciones totalmente contrarias a las ideales para el desarrollo de cualquier evento deportivo, los dos equipos se las arreglaron para brindarnos un partido digno que por momentos tuvo una emotividad que lo tornó agradable.
 
El primer cuarto del encuentro mostró a los uruguayos dispuestos a llevarse puesto a su rival. Pero otra vez Santa Fe respondió en defensa, ratificando que el indicio de mejoría en este aspecto del juego puede llegar a transformarse en uno de los rasgos identitarios de este conjunto. El apertura uruguayo también aportó lo suyo fallando tres envíos a los palos de manera casi consecutiva.
 
Pasados los primeros veinte de sosobra, los locales se largaron a jugar y los resultados concretos no se hicieron esperar. Luego de un scrum en su primer incursión en las 22 contrarias, Elmer Capobianco forzó un knock on del octavo uruguayo que se levantaba de un reagrupamiento, esa pelota suelta fue capturada por Facundo Questa que corrió unos metros hasta ceder para un Pipi Haffelli, que lanzado a unos pocos metros de la meta se tornó imparable.
 
La iniciativa pasó a manos de la USR, que pocos minutos después repitió la formula. Error uruguayo en su propia zona de riesgo y efectividad en estado puro. Esta vez quien se zambulló en el ingoal fue el benjamín del equipo, Augusto Bertona, que tomó una pelota en la cola del line y casi no tuvo obstáculos en los diez metros que lo separaban de su objetivo.<BR><BR>
 
La recaudación no mostró desmasiados cambios. La posesión seguía siendo dividida, la pelota cambiaba de dueños constantemente y cada uno obtenía prácticamente todas las pelotas que arrojaba, tanto en la hilera como en el scrum.
 
Para que el partido diera un nuevo vuelco debieron llegar dos amarrilas al hilo en el vencedor. Al defender con 13 por primera vez se vio como posibilidad real que los orientales vulneraran a la defensa litoraleña. En ese lapso llegaron al descuento por medio de un try penal forzado por el empuje agrupado de sus fowards, que aprovecharon que los sancionados en los santafesinos eran dos delanteros.
 
El sufrimiento que se prevía se hizo esperar inútilmente. Al igual que la devolución de gentilezas de los gordos santafesinos. Luego de varios scrums en cinco yardas la decisión,  a la poste sabia, fue pedir palos, alejarse a más de un try convertido y dormir el juego a cinco minutos de su conclusión. Gracias a que el envio de Pedro Benet fue correcto todo eso no sólo fue una intención.
 
Santa Fe de esta manera llegó a su primer triunfo en su última fecha del fronterizo. Sin embargo en esta etapa final de la preparación y con el argentino, no importan tanto los fríos números, sino la ratificación de algunas virtudes de este equipo como la defensa y la notable mejora que se evidenció en el line out.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder