La oprtunidad de la vida

Publicado en Selección, Selecciones, Teros XV, Uruguay

000_DV2133238

Fiji es favorito, pero ¿para qué se está en un Mundial si no es para exigirse más allá del límite de las posibilidades? ¿Para qué se llega a un Mundial si no es a jugar el partido de la vida?

000_DV2133238

Ignacio Chans, desde Northampton
El Mundial empieza a doblar el codo. Y el equipo empieza a darse cuenta que el sueño, que al principio no tenía ni forma ni imagen, que era un concepto abstracto, está cerca de cerrarse. Los recuerdos quedarán, pero estar en un Mundial puede llegar a ser una única experiencia en la vida.

¿Y ganar un partido? Todavía más único. Y en una serie como la que le ha tocado a Los Teros en este Inglaterra, una hazaña. Pero enfrente está Fiji, el rival menos imposible de este grupo A. Y por eso, este plantel se ilusiona. Y tiene claro que tienen que jugar el partido de sus vidas para ganar.

¿Pero para qué se está en un Mundial si no es para exigirse más allá del límite de las posibilidades? ¿Para qué se llega a un Mundial si no es a jugar el partido de la vida?

Lo advirtió ayer el DT Pablo Lemoine: en cualquier otra serie, Fiji habría clasificado a cuartos de final. Es un top 10 y hoy seguramente está por encima de Italia y quizás hasta de Escocia. Si se lo toma desde ese lado, la empresa parece casi imposible, y más parecida al duelo con Gales, donde el éxito se mide más por lograr hacer lo propio y complicar al rival, o en lograr el primer try del partido, que por el score.

Pero Fiji tiene puntos flojos. Ha mejorado muchísimo la disciplina, pero sigue siendo desordenado por naturaleza. Y llega con la desazón de haber perdido los tres partidos de la serie, cuando se ilusionaban con alguna victoria, que puede llegar a afectar su concentración.

Todo eso permite emparejar un poco la historia. Y con un equipo uruguayo que jugará en el punto máximo de su motivación, intentar lo que seguiría siendo una hazaña.

En el análisis frío, Fiji tiene el equipo que más puede complicar a Uruguay. Tan fuertes físicamente como los georgianos, tienen la técnica que van a buscar los All Blacks o los Wallabies en los isleños, mezclada con una velocidad de jamaicanos y una imprevisibilidad única para salirse del libreto –y que les salga bien-. Ante eso, la lucha en la primera línea de tackle es todo: de salir permitirá enlentecer los rucks, atacarles la paciencia y provocar penales o pelotas recuperadas; si ellos se salen con la suya engranarán un juego de fases imposible de detener y en el que Uruguay se verá obligado a acumular gente cerca de las formaciones u quedarán libres las bandas.

Pero Uruguay tiene con qué complicar esa primera línea defensiva. El mejor ejemplo fueron los primeros 15 minutos ante Gales. Y en eso es que se aferra este equipo: porque aquel concepto inasible de la palabra “Mundial” dejó de ser un cuco, y demostró que se puede pelear en el uno a uno. Esos 15 minutos son la mejor motivación que pueden tener Los Teros, para transformarlos en 80 minutos.

Habrá que jugar al límite: ganar ese primer tackle, y tacklear de a dos: uno abajo y el otro trabando el pase, para que no ocurra lo de los partidos en el Charrúa, cuando el tackle salió pero los fijianos siempre tuvieron opción de pase. Claro que esa estrategia no deja mucho margen de error. Si el rival consigue jugar, el desequilibrio está casi planteado.

El equipo tiene una contra más: recuperarse de la ausencia de Felipe Berchesi, su pateador y uno de sus cerebros de juego. Pero tiene un gran sustituto en Alejo Durán, uno de los que sin dudas jugará el partido de su vida porque tiene la valentía, la inteligencia y el liderazgo para hacerlo.

Lo otro es el desgaste físico, que a esta altura empieza a ser un rival más: tras 160 minutos, las piernas pesan más. Pero los 10 días –descanso como pocos en este torneo-, ayudan para disimularlo.

De nuevo: este equipo tiene con qué planteársele a un rival superior y complicarle la existencia. A eso habrá que sumarle el recuperar el scrum, y complicar a un rival que peleó de igual a igual ante Gales, Inglaterra y Australia, cambiando su propia lógica histórica, que marcaba que lo que complicaban a los top 10 en el juego de manos, lo perdían en las formaciones fijas.

En síntesis, es difícil por todos lados. Pero este equipo se ha acostumbrado a tumbar. Y ante todo, sin duda, saldrá a jugar el partido de su vida.

URUGUAY-FIJI

URUGUAY: 1) Alejo Corral, 2) Carlos Arboleya, 3) Mario Sagario; 4) Santiago Vilaseca, 5) Jorge Zerbino; 6) Juan Gaminara, 7) Matias Beer, 8) Alejandro Nieto; 9) Agustin Ormaechea, 10) Alejo Duran; 11) Rodrigo Silva, 12) Andres Vilaseca, 13) Joaquín Prada, 14) Santiago Gibernau; 15) Gaston Mieres. DT: Pablo Lemoine
FIJI: 1) Ma’afu, 2) Koto, 3) Atalifo; 4) Ratuniyarawa, 5) Nakarawa; 6) Waqaniburotu, 7) Qera, 8) Matadigo; 9) Kenatale, 10) Volavola; 11) Nadolo, 12) Botia, 13) Goneva, 14) Tikoirotuma; 15) Murimurivalu. DT: John McKee
SUPLENTES URU: 16) German Kessler, 17) Oscar Duran, 18) Mateo Sanguinetti, 19) Mathias Palomeque, 20) Franco Lamanna, 21) Juan de Freitas, 22) Jerónimo Etcheverry, 23) Francisco Bulanti
SUPLENTES FIJ: 16) Veikoso, 17) Ravai, 18) Koroi, 19) Cavubati, 20) Talei, 21) Seniloli, 22) Matavesi, 23) Nagusa
REFEREE JP Doyle
Asistentes: Jaco Peyper, Leighton Hodges
TMO: Graham Hughes
CANCHA: Estadio Milton Keynes
HORA: 16
TV: ESPN y Canal 12


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Acceder con Facebook
Acceder