*/ ?>

¿Hacia dónde debe ir el rugby uruguayo?

Escrito por adminrg*/ ?> Publicado en Sin categoría

El año 2013 será el de algunas discusiones claves: una de ellas será la de por fin acompasar los caminos de los seleccionados de XV y VII

Foto Jose Romelo Lagman

Foto Jose Romelo Lagman

Ignacio Chans-Redacción RugbyNews

Pasó un año más y el rugby uruguayo no procesó una de sus grandes discusiones: ¿qué se debe hacer con la alta competencia? Y otra igualmente decisiva: ¿cómo se hace para acompasar de una vez por todas a los seleccionados de XV y VII?

Allí están planteados hoy los caminos del rugby mundial: el XV y el VII. El XV con una explosión del profesionalismo ya no solo de las potencias del norte y del Sur, sino de Argentina, de las islas del Pacífico y hasta de varios países del Tier 2 como Estados Unidos, Canadá y Georgia, entre otros. Para los del Tier 3, entre los cuales está Uruguay, es un enorme desafío: obliga a actualizar estructuras y buscar caminos que se acerquen al menos al semi profesionalismo, si no se quiere quedar relegado definitivamente.

El VII ofrece otras características: una explosión profesional más reciente, pero que se vislumbra como más global, con la invalorable ayuda de la entrada de los Juegos Olímpicos –que incluyen rugby femenino, históricamente olvidado por el XV-. Es el lugar donde los gobiernos y Comités Olímpicos del planeta empiezan a ayudar, y donde muchos países sin gran tradición –Kenia, EEUU, Brasil, España, Portugal, Hong Kong, China, Rusia- empiezan a apostar para poder llegar a las instancias mundiales, en una modalidad mucho más pareja que el XV.

Los dos tienen objetivos concretos, alcanzables y atractivos. Y lo que es mejor, pueden convivir siempre que se tenga un poco de coordinación. Sin embargo, el rugby uruguayo no ha tomado hasta ahora decisiones de fondo que le permitan posicionarse en ese mundo que está cambiando a una velocidad impactante. Y de cara a un 2013 absolutamente crucial (Eliminatorias de XV y VII, Mundial de VII, Qualy de Circuito IRB) eso ya no es una posibilidad, sino una obligación para no perder el terreno ganado.

La vieja pelea
A lo largo de los años los caminos del VII y el XV siempre han sido de fricción y choque, y de soluciones que siempre terminan perjudicando al otro. Y si las tormentas se despejan es más por los efectos colaterales de problemas de fondo, que a soluciones reales, como ocurrió en este diciembre con la suspensión de los entrenamientos del XV por falta de fondos.

Una y otra vez el rugby uruguayo ha tropezado con la misma piedra: en 2007 ambos seleccionados tuvieron una agria disputa: el XV se preparaba para el Sudamericano de mayo, en Montevideo, y pretendía que todos los jugadores –incluidos los que también estaban en el VII- realizaran una pretemporada fuerte, para llegar en condiciones a la Eliminatoria. El resultado fue que el Seven disputó los torneos preparatorios al Sudamericano con un equipo de emergencia, y a pocos días se integraron los jugadores del XV, con muchísima carga encima. ¿La consecuencia? Uruguay perdió con Chile y quedó afuera del Seven IRB de San Diego por primera vez en varios años. Las trayectorias parecían repetirse exactamente igual en este 2012, hasta que llegó la inesperada –y negativa- solución. Queda la interrogante de qué pasara si Uruguay tiene un buen rendimiento en el Sudamericano, y clasifica al Mundial de Rusia en junio, y a la Qualy de Hong Kong en marzo, momentos en que el XV ya estará en plena preparación.

A mediados de este año, la URU intentó zanjar esta histórica diferencia con una resolución de Directiva que estableció un sistema de franjas: hasta los 21, el Seven tiene la prioridad sobre la detección y desarrollo de jugadores. De los jugadores detectados, el Seven mantendría la prioridad hasta dejar la categoría M23. A partir de los 24, la prioridad pasaría a ser del seven.

Sin embargo, escrita la regla la URU se enfrentó a un problema: el promedio de edad del Seleccionado de XV ha ido cayendo notoriamente en los últimos años. La explicación es que la competencia internacional demanda cada vez más preparación y tiempo, y las constantes giras del seleccionado son difíciles de afrontar para jugadores de más años y con más exigencias profesionales, en medio de un rugby que es amateur solo en la falta de dinero. Así las cosas, varios de los jugadores que integran la columna vertebral del equipo tienen 23 años o menos, lo que en la práctica llevó a la directiva a relativizar su decisión anterior.

La “sábana corta” complica el panorama, una y otra vez. Sin embargo, ha existido una tendencia en el rugby uruguayo a decidir por blanco o negro, y hasta un cierto desdén por el seven, cuando los modelos que han funcionado en el mundo son los complementarios: el ejemplo más claro está del otro lado del Río de Plata, donde Argentina ha utilizado el seven como plataforma para formación de jugadores del XV. ¿El resultado? La gran mayoría de los backs del plantel del Mundial de Nueva Zelanda 2011 pasaron por el rugby reducido.

No hay soluciones fáciles, pero sí posibles. Implican tomar decisiones firmes, que le den a ambos seleccionados una hoja de ruta clara para poder manejarse. No implica cortes drásticos, pero sí nociones claras de con qué podrá contar cada uno al inicio de cada proceso. Y una vez zanjada la diferencia interna, salir a “vender” los atributos que cada seleccionado tiene: el XV el de la tradición, el de los dos Mundiales, el del segundo lugar sudamericano del que apenas se ha salido, el del “milagro” que ha significado mantenerse entre los 22 mejores equipos del mundo hace una década, ratificándolo con buenos resultados internacionales. Ese producto que tiene como meta el Mundial de 2015.

El Seven también es un producto por demás atractivo: es el campeón Sudamericano, nada menos, y está en carrera por ser uno de los pocos deportes colectivos con chances de llegar a los Juegos Olímpicos de 2016. Está además en un momento bisagra: si bien Argentina sigue estando varios escalones encima, la victoria de 2012 demostró que no es inalcanzable.

Ambos, a pesar de las diferencias internas, también tienen un intangible muy valioso: el rugby es considerado uno de los deportes mejor administrados y desarrollados en Uruguay, lo que abre una puerta tanto en el Comité Olímpico y el Ministerio de Deportes –vitales en el apoyo que se necesitará para el seven-, como a la hora de buscar sponsors, para lo cual la nueva Ley de Fomento del Deporte y el logro de la Concesión del Charrúa serán fundamentales.

Hace tiempo que los caminos están planteados. Pero en 2013 se necesita por fin tomar decisiones de fondo, defenderlas y respetarlas. Alinearse en lo interno, y buscar de una vez por todas dar el gran salto que le permita al rugby cambiar de era. Porque además, si no se logra, el fracaso no será quedarse en el mismo lugar: significará retroceder varios escalones.

adminrg

*/ ?>

5 Comentarios

  1. No hay dudas de que hay que agrandar la base de jugadores por las razones que surgen de la nota. Hay al menos un par de clubes que este año contaron con 50 o 60 jugadores en primera división. Si a ello le sumamos el resto, material humano parece haber. Tampoco hay duda que se le debe dar importancia al VII, pero hay que estar dispuesto a darle competencia a mas jugadores y se debe tener paciencia. Los resultados pueden demorar pero al final llegan. La prueba contundente es Argentina. En un medio amateur es necesario tener una base amplia de jugadores que tengan la oportunidad de competir a primer nivel. Ello redundará en beneficio de los propios jugadores así como en el nivel del rugby uruguayo. Es imperativo terminar con las “peleas” entre el XV y el VII, ya que ello implica limitar la cantidad de jugadores, debiendo siempre recurrir a los mismos para ambas modalidades, lo cual claramente no ayudará al desarrollo. No es casualidad que los jugadores que enfrentan la alta competencia se destaquen en el medio local. Hay que definir un equipo de XV y otro de VII e intentar que cada uno tenga sus propios jugadores (mas allá de alguna permeabilidad que por lógica se va a dar).
    Luego se debería trabajar con tranquilidad y paciencia. Los resultados deberían llegar.

  2. “Sólo se”, hay algunas cosas q decís q son interesantes pero difiero en 1. El razonamiento es al revés los jugadores q se destacan en el medio local son los q deben enfrentar la competencia internacional y no al revés…..ya probamos hacer tu razonamiento de salir a foguear jugadores medio pelo a nivel internacional e hicimos papelones! Y en el medio internacional es donde te evalúa la IRB. Los “combinados” no corren, en la selección tiene q jugar los mejores, no importa de q cuadro sean.
    Así lo veo yo, saludos.

  3. Juan B. Estoy de acuerdo en que en la selección deben jugar los mejores sin importar de que cuadro sean. Pero pienso que hay buenos jugadores, que, por falta de oportunidades, no pueden foguearse y “llegar a estar entre los mejores”. De repente hay que pensar en competir (estoy hablando en VII), con 2 equipos. Pero hay que planificar a mediano y largo plazo, y tener PACIENCIA. No se puede salir a apagar incendios toda la vida, cada vez que hay que jugar un torneo, porque allí es donde se “pelean” por los jugadores, y al final, no necesariamente sale bien (si son resultados los que se buscan). Estoy seguro de que en el medio hay 20 jugadores (que no han tenido oportunidades o han tenido muy pocas), que no son “medio pelo” y que con entrenamiento y oportunidades podrían aportar mucho a los seleccionados nacionales.
    Saludos, y Felices Fiestas.

  4. Hay que definir que se quiere hacer. Hace poco ARG tomo la decision de apuntar al XV y dejar el 7 para desarrollar jugadores jovenes, prueba de ello es que viajan algunos Pampas sólo cuando la competencia lo permite. Pensar que URU puede presentar un XV y un 7 competitivos es soñar. En mi opinion hay que apuntar al XV y utilizar al 7 para desarrollar jovenes, darles juego y roce internacional para que esten a tiro. Camacho y B Moyano de ARG salieron del 7, Hernandez a los 20 años jugo un seven de Punta como refuerzo de Paraguay, no importa si en el 7 hacemos algun papelon como alguno dice por ahi, importa desarrollar jugadores, dejen de pensar como en el futbol, porque esto no es futbol y porque para el futbol hay miles de botijas, para esto no.
    NO SE PUEDEN OBTENER RESULTADOS AHORA, hay que trabajar mas

  5. De acuerdo con lo que dice “Humilde” en cuanto a que hay que utilizar el VII para desarrollar jugadores jóvenes. La gran ventaja del VII es que hay varias oportunidades en el año de “mezclarse” en torneos importantes que le van a servir a los jugadores para ir recogiendo experiencia. Lo que se debe evitar es que el XV y el VII se disputen jugadores. Hay que agrandar la base de VII y darles la oportunidad de que jueguen torneos internacionales. Hay que tener paciencia para que los resultados lleguen, y luego, ir pasando algún jugador al XV. La idea debe ser tratar de desarrollar lo máximo posible el material humano con que se cuenta, que si bien no es mucho, tampoco es tan limitado. Seguramente que si los entrenadores ven los partidos de los clubes, van a poder encontrar algún jugador que les pueda interesar. Hay tres elementos que se deberían tener como guía: PLANIFICACIÓN, TRABAJO Y PACIENCIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder