Ganó, pero se le fue el Clausura

Publicado en Destacadas

Ganó, pero perdió. El bajón del segundo tiempo, en el que se olvidó de jugar y casi deja escapar los 12 puntos que llevaba de ventaja, hicieron que tras la victoria ante Trébol 21-15, Carrasco Polo se fuera con cuatro puntos, uno menos de los que necesitaba para seguir en la pelea. Es que Old Boys goleó 34-9 a PSG y sumó bonus, por lo que le sacó cinco y ya es inalcanzable para el caballito.

Y si lo de ayer fue un adelanto de las semifinales, la conclusión es que se viene duelos durísimos-vaya novedad-, en el que las defensas hostigan a los rivales, y lamentablemente, le ganan las más de las veces. El primer tiempo fue una sucesión de intentos con los forwards, porque en casi cada intento de abrir un poco la pelota la presión obligaba al error o la infracción. Y cuando no era así, el recurso fue a la patada y al line para ganar posicionalmente lo que se complicaba en el juego, lo que hizo que el ritmo del primer tiempo fuera lentísimo, y se vieran muy pocos minutos de juego corrido.

Así se fueron 20 minutos, en los que Polo sumó un penal a través de Etcheverry, hasta que en la primera en que el caballito cambio la velocidad del juego y pudo acumular un par de fases con la pelota en velocidad luego que los forwards ganaran metros, Juancho Ormaechea se jugó la personal y en el contacto jugó justo con Etcheverry, que sorteó un par de marcas para irse al ingoal y apoyar el 8-0

En la recarga Trébol se acercó de penal a través de Nicolás Morales, y pocos minutos después llegaría la polémica del partido: luego de una gran jugada colectiva con velocidad para abrir y el pase en el momento justo, Lussich apoyó contra el touch, pero el línea –allegado de Polo, ya que solo se designó un juez de touch– levantó la bandera entendiendo que había pisado la línea, lo que motivó la protesta sanducera. Fue una jugada bien fina y difícil de evaluar, pero la molestia de los sanduceros fue más allá del fallo, y radicó en que no hubiese dos jueces de touch designados por la URU para el partido más importante de la fecha.

Y luego, tras cartón, llegarían las jugadas que le darían una ventaja fundamental para el caballito. Primero la amarilla a Alzueta por repetición de infracciones, y luego una gran jugada a partir del scrum, en la que la pelota salió a la punta para que llegara la individual de Etcheverry, que amagó un par de pases y corrió hasta el fondo para apoyar el 15-3 que marcaba diferencias claras, quizás no acordes a lo que había sido el trámite pero premio al que había tenido la efectivdad para lastimar en cuanto tuvo oportunidades.

Pero el segundo tiempo fue diferente. Trébol cambió la actitud y la eficacia del trabajo de sus forwards. Mejoró el line y el scrum, que empezaron a someter a un Carrasco que no encontraba la forma de salir. De a poco, el equipo de Martín Grille consiguió ganar en el ruck y sacar la pelota rápido para que los tres cuartos le dieran movilidad y dinámica, hasta jugar dentro de una defensa que  no podía contener en la primera línea de tackle, pero que sin embargo sí resistió en la última línea, por lo que los intentos del sanducero se acababan a pocos metros del ingoal. Así Trébol se dio cuenta de que la vía estaba en sumar con penales, y la eficacia de Nicolás Morales con el pie, a través de cuatro penales que pusieron las cosas 18-15.

Le faltó la última marcha, porque cuando tenía todo para ir por el empate cometió algún error de manejo, y algún penal –el criterio aplicado por Casini fue penar desde el arranque la entrada del de cabeza en los rucks para realizar el “techito”- que lo sacó de zona ofensiva y lo llevó a su cancha, donde Etcheverry aprovechó la primera patada que tuvo para sumar su 21° punto del partido y darle una ventaja clave para el caballito a falta de ocho para el final.

Fue 21-15, con sabor agridulce para ambos. Para el caballito, porque casi que desapareció en el segundo tiempo y dio un paso atrás en el juego. Y, aunque aún no lo sabía -porque interpretar la tabla es casi una cuestión de alquimistas-, dejó pasar la chance de ganar el Clausura, porque se le hizo inalcanzable Old Boys. Para Trébol, porque dominó en el segundo tiempo y en algún momento estuvo para llevárselo, pero se le fue entre errores propios y algún fallo discutido. Sabe que está clasificado y que cumplió el objetivo de que Polo no fuese campeón, pero se le complicó la chance de ganar un histórico Clausura.

Carrasco Polo 21- Trébol 15
Carrasco Polo: Colucci / Avalo / Capó / J. Alvarez / Laitano / Protasi / Ormaechea / Conti / Vecino / D. Aguirre / Gibernau / Etcheverry / Parra / J. Labat / Méndez. DT M. Aguirre

Trébol: Benítez / Arboleya / Rombys / Medina / Bianchi / Otegui / Alzueta / Grignola / D. Lussich / Cuello / Fernández / Morales / A. Lussich / Bulanti / Rey.
DT M. Grille

Cambios Carrasco: Sánchez, Ortiz, Aquistapache, M. Aguirre cambios trébol: Botta, Barragán, Zanoniani, Cibils

Cancha: Carrasco Polo Juez: Juan Casini

Puntos: 7’ penal Etcheverry (CPC), 21’ try Etcheverry (CPC), 24’ penal Morales (T), 39’ try Etcheverry (conv. él mismo) (CPC), 43’ penal Morales (T), 45’ penal Etcheverry (CPC), 50’ penal Morales (T), 61’ penal Morales (T), 65’ penal Morales (T), 73’ penal Etcheverry (CPC)

Amarilla: 34’ J. Alzueta (T)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder