El dragón pisa fuerte

Publicado en Destacadas

En un partido por demás entretenido, Gales se llevó la victoria del complicado Estadio de Twickenham al derrotar a Inglaterra 19-12 y se afirma en la punta del 6N, siendo el equipo a vencer de ahora en más   

El partido prometía. No por lo que habían mostrado ambos en cancha, ya que la rosa tuvo un volumen de juego muy por debajo respecto al del dragón en las dos primeras fechas del certamen, sino porque los dos llegaban como líderes del Seis Naciones, con dos victorias en dos presentaciones.  
 
A pesar de ello, las diferencias se verían marcadas desde un comienzo del choque, ya que, con la intención de sacarse los nervios de los primeros minutos e intentar minimizar al local a su mínima expresión, Gales impuso el ritmo. Presionó a su rival ahogándolo en la salida desde el primer minuto de juego, y jamás rifó la pelota.
 
 La idea consistió en hacer sentir incomodo al rival y apelar  a ese ataque veloz y joven que caracteriza a los dirigidos por Warren Gatland, además de una defensa sólida y compacta; dos pilares de este equipo en la pasada RWC.
    
Pero la primera sorpresa del partido se gestaría cuando, durante el dominio galés, sería Owen Farrell, para Inglaterra, el encargado de abrir el marcador con un penal al promediar la primera etapa. Minutos más tarde, Leigh Halfpenny aportaría su grano de arena para dejar todo como antes: empate a 3. 
 
Si bien esos primeros minutos de Gales fueron soñados, era predecible que el equipo  sería incapaz de soportar esa presión agresiva a lo largo de todo el partido y, acorde a cuanto más pasaron los minutos, esta fue disminuyendo. Cosa que Inglaterra aprovechó para adelantarse en el campo y revertir la pálida imagen del comienzo.     
 
Uno de los estandartes de la reacción de la rosa fue Manu Tuilagi que, con su habilidad, comenzó a generar más de una complicación a una defensa galesa que comenzó a retroceder en el campo, encimada por un local que obligaba cada vez más a estar alerta. Con esa estrategia y valiéndose de la puntería de Farrel, que acertó dos penales más, los dirigidos por Stuart Lancaster se fueron al descanso en ventaja por 9 a 6. 
 
El try no aparecía por ningún lado, por lo que el penal pareció ser el único medio para sumar en el final de la primera etapa y en parte de la segunda. Las defensas se mantenían firmes y no dejaban espacios para los avances del contrario. Inglaterra mantenía la ventaja.  
 
Gales también contaría con lo suyo, ya que gracias a la puntería de su pateador Halfpenny a la hora de ejecutar faltas cometidas por la defensa inglesa, el marcador quedaría en tablas cuando aún restaban 10 minutos para finalizar el cotejo.   
 
Pero el picante para la definición lo aportaría Scott Williams, ingresado en la segunda etapa. El jugador de Gales le robó una pelota clave a Courtney Lawes en los últimos minutos y, en una gran maniobra personal, se escapó para tirarse de cabeza en el ingoal no solo para decretar el primer y único try del choque, sino la victoria de los de rojo. 
 
El final para un enfrentamiento tan igualado y cerrado no podía ser otro que de infarto. Con el orgullo herido, y sabiendo que la chance de hacerse de la punta se le escapaba de las manos, Inglaterra salió con todo a buscar la igualdad. La oportunidad estaría en las manos de David Strettle que, esforzándose para apoyar cuando estaba por ingresar al ingoal tras haber sido tacleado, pareció haber apoyado para decretar la paridad; pero la revisión mediante el video ref decretó lo contrario. Cosa que desato el festejo de los jugadores del dragón que celebraron como visitante por segunda vez en este certamen.            
 
En un partido de punteros el más sólido se quedó con el triunfo, pero debió sudar la gota gorda para obtenerlo. Digno de dos equipos que definen cosas importantes, Gales, a pesar de tener un plantel joven, demostró más oficio que esta juvenil selección inglesa, que sigue creciendo con miras al Mundial del 2015.  
 
Los dirigidos por Warren Gatland pisaron fuerte, se hicieron con la punta en solitario, y, partido a partido, ratifican que lo logrado en la pasada Copa del Mundo no fue casualidad. Saben a lo que juegan (y lo hacen de gran manera), tienen hambre de gloria y son el rival a vencer de aquí en más para los demás equipos. 
 
La copa no está muy lejos de volar hacia Cardiff, aunque todavía falta para decretar quién será el campeón pero, hasta ahora, el dragón corre con la ventaja.   
 
 
Síntesis del partido: 
 
 
INGLATERRA  (12):  
 
Titulares: 15 Ben Foden, 14 Chris Ashton, 13 Manusamoa Tuilagi, 12 Brad Barritt, 11 David Strettle, 10 Owen Farrell, 9 Lee Dickson, 8 Ben Morgan, 7 Chris Robshaw (capt), 6 Tom Croft, 5 Geoff Parling, 4 Mouritz Botha, 3 Dan Cole, 2 Dylan Hartley, 1 Alex Corbisiero. 
 
Suplentes: 16 Rob Webber, 17 Matt Stevens, 18 Courtney Lawes, 19 Phil Dowson, 20 Ben Youngs, 21 Toby Flood, 22 Mike Brown.
 
Entrenador: Stuart Lancaster
 
Try: – 
 
Penales: Farrell (4) 
 
   
GALES -19  
 
Titulares: 15 Leigh Halfpenny, 14 Alex Cuthbert, 13 Jonathan Davies, 12 Jamie Roberts, 11 George North, 10 Rhys Priestland, 9 Mike Phillips, 8 Toby Faletau, 7 Sam Warburton (capt), 6 Dan Lydiate, 5 Ian Evans, 4 Alun-Wyn Jones, 3 Adam Jones, 2 Ken Owens, 1 Gethin Jenkins. 
 
Suplentes: 16 Richard Hibbard, 17 Paul James, 18 Ryan Jones, 19 Justin Tipuric, 20 Lloyd Williams, 21 James Hook, 22 Scott Williams. 
 
Entrenador: Warren Gatland
 
Tries: Scott Williams
 
Conversiones: Halfpenny
 
Penal: Halfpenny (4) 
 
Amarillas: 44 min. Rhys Priestland (G)  
 
Rojas: – 
 
Árbitro: Steve Walsh (Nueva Zelanda)  
 
Estadio: Twickenham, Inglaterra

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder