Dos episodios que preocupan

Publicado en Destacadas

Dos partidos de Primera División generaron denuncias de jueces por insultos el fin de semana, uno generó la renuncia del referee Juan Casini

Dos episodios de violencia ocasionados en la fecha del fin de semana contra jueces en partidos de Primera División preocupan a las autoridades del rugby uruguayo y pueden tener consecuencias en los Tribunales de la URU.

Uno de los hechos ocurrió en Florida, durante el partido en el que CTM le ganó el sábado a La Olla en Florida, y derivó en la renuncia al referato del juez Juan Casini, tras la denuncia que presentó en los tribunales de la URU ante uno de los entrenadores juveniles del equipo floridense, Hugo Amaya, al que acusa de haberlo insultado durante y después del partido.

El otro se ocasionó en Paysandú, luego que el  juez de línea Juan Carlos Taborda se retirara en el entretiempo del encuentro de Trébol-Los Cuervos, en el medio de un ambiente muy caldeado, luego que el juez Carlos Bueno convalidara, a instancias del línea, un try de Trébol que se dio tras un aparente knock on. Las protestas de Los Cuervos fueron muchas y fuertes contra Taborda, hasta que en el entretiempo, luego de una conversación con el juez, el línea decidió dejar el campo de juego. El partido siguió, y Trébol ganó 12-7.

Con respecto al caso de Taborda, el juez ha expresado ante la URU su molestia y desazón, aunque por el momento no ha tomado medidas. Tampoco hay denuncias formales presentadas ante la URU, aunque se estima que las habrá en las próximas horas.

En el caso de Casini la renuncia por escrito ya está presentada ante la URU, además de la denuncia con los hechos, que ya está en manos del Tribunal de Disciplina. Paralelamente, el denunciado, Hugo Amaya, también estudia presentar una denuncia ante el juez, ya que entiende que éste se sobrepasó al comunicar su nombre públicamente a través de una nota del diario El País, cuando el tema recién ingresaba en los carriles oficiales de la URU.

La Olla-CTM
Los hechos se desencadenaron con uno de los tries de La Olla, en una jugada que se desarrolló del otro lado de donde venía  corriendo Casini. El jugador floridense recibió una pelota abierta, corrió por la banda y apoyó, pero como los jugadores de Círculo protestaron que había pisado la raya en su carrera hacia el ingoal, el referee demoró unos segundos la convalidación del try para preguntarle al línea (en este caso de La Olla), quien validó el try. Las protestas siguieron pero desde el lado floridense, por la demora en la convalidación, a lo que se sumaban dos tarjetas amarillas que el juez le había mostrado a La Olla por repetición de infracciones. En ese momento, según lo relatado por personas que estuvieron presentes, Casini paró el encuentro, solicitó el nombre de Amaya, y luego le pidió que se retirara, algo que hizo luego de algunos minutos llevado por el DT de Primera, Martín Panizza.

Al final del partido, el referee tuvo las conversaciones habituales con los entrenadores de ambos equipos, intercambiando opiniones sobre el encuentro, y también con el secretario de la URU, José Muñoz, ex directivo de La Olla y que también estaba presente.

Un nuevo cruce se dio cuando el juez se retiraba del predio en su auto y se cruzó con Amaya, quien también abandonaba el campo junto a jugadores de M17.

Allí es que difieren las versiones. Según pudo saber Rugbynews a través de diversas fuentes y de las declaraciones que dio al diario El País, Casini sostiene que Amaya le pidió que se bajara del auto, pero luego que el juez se negó, siguieron las recriminaciones, la acusación de “ladrón” y “burro” y de que “nos metiste la mano en el bolsillo”, además de una velada invitación a pelear, bajo la frase “no te pego porque sos un gurí”, a lo que Casini le habría respondido que no es ningún gurí, ya que tiene 41 años.

Del otro lado, la versión de Amaya descarta totalmente cualquier invitación a pelear, sino que le hizo ver la molestia que generaba el enterarse que el referee dijo a terceros que paró el partido por temor a una agresión. Según esta versión, Amaya le pidió que reflexionara lo hecho, a lo que el juez habría respondido exhibiendo el formulario, asegurando que lo denunciaría.

Declaraciones.
Casini: prefiere no hablar
Rugbynews fue a buscar a los involucrados. El juez Casini se excusó gentilmente de hacer declaraciones, ya que entiende que el tema se ha salido del cauce, y que en este momento está en manos del Tribunal de Disciplina, además de abogados.

De todos modos, personas cercanas al entorno de Casini aseguran la sorpresa del juez, porque los hechos se dieron en un partido que hasta el momento de los incidentes era tranquilo, y que de haberse reducido a lo que pasó en la cancha, hubiesen sido cosas lógicas que lamentablemente pasan en las canchas de rugby más seguido de lo que deberían. Sin embargo, las personas allegadas al juez aseguran que la molestia mayor fue por lo que se generó fuera de la cancha, y media hora después de finalizar el partido. También aseguraron que el juez está sorprendido por la transcendencia que tomó el hecho, y que por eso quiere mantenerse alejado de cualquier consecuencia política que pueda acarrear el caso.

Amaya: “Me zafé”.
Del otro lado, Amaya reconoció su error, y aseguró que ya pidió disculpas en su club. “Me zafé, y lo tengo recontra claro, ya le pedí disculpas a mis jugadores, a la directiva, y por suerte no estaban ni mi esposa ni mis hijos, que son a los que les saco horas todas las semanas para apostar por el fomento del rugby en Florida. Cuando hablé con los jugadores reconocí que había actuado mal, que el árbitro siempre tiene la razón. Pero en este momento me sacó, porque  yo había ido a hablar nada más, pidiendo que fuera un poco más justo en las decisiones. Yo ya lo dije, creo que ningún juez del rugby uruguayo viene de Montevideo pensando en perjudicar, porque  no molestamos a nadie, y entiendo lo que pasó porque hay cosas que en el rugby profesional precisas la repetición para ver si un try fue o no. Pero el que conoce lo que es La Olla sabe que no es un club patotero”.

“Le dije: ‘me molesta que hayas dicho que tenías miedo de una agresión’. Hace cinco años que viene, compartimos todos los terceros tiempos, como con todos los jueces, y no hay uno que no vaya a recibido un excelente trato. Me dolió que me dijera ‘no sabes el mal que le hacés a La Olla’, cuando laburo el 100% por el club, solo porque le pedí que no demorara en dar el try”, agregó.
 
“Lo paré para hablar de hombre a hombre, como personas mayores, creo que es lo mínimo. No soy patotero, no me voy a poner a agredirlo, y menos rodeado de personas de 17 años, ¿qué ejemplo les estaría dando? Me extraña que se diga que no le pegaba porque era un gurí. Yo una hora después tenía que estar en mi trabajo en el sanatorio de Florida, porque si me peleo y no voy a trabajar pierdo el trabajo. Me mostró el formulario y me reí, y lo único que le dije al final fue: ‘cuando te estés bañando pensá en lo que hiciste el día de hoy”, agregó Amaya.

De todos modos, el entrenador aseguró que también se presentará ante la URU como denunciante. “No puede salir a dar mi nombre públicamente en un diario, ni el de La Olla, diciendo que hubo un intento de agresión, cuando fue todo falso. Por eso me voy a defender ante la URU”.

Curiosamente, hay un aspecto en el que coinciden ambos y varias personas allegadas al rugby, y es en la trascendencia que ha tomado este caso en particular, sobre todo a partir de que la información apareció en los medios. Lamentablemente, el incidente no es muy diferente al que ocurrió en Paysandú o a varios otros que ocurren cada fin de semana.  Lamentablemente, estos hechos se están haciendo comunes, y la máxima de que “el juez siempre tiene la razón”, parece cada vez más un formalismo. Tan común es que nosotros, los medios, también tenemos nuestra culpa al no destacar como se debe cada uno de los episodios contra un árbitro, aunque se hayan equivocado. Ocurre que los jueces se equivocan, sí, pero más a menudo ocurre que en todos los clubes las protestas se salen de cauce, y se olvida lo que se le enseña a los más chicos apenas tocan una ovalada: el juez tiene razón aunque se equivoque, porque, sin él, no se podría jugar. Se necesita un cambio de valores en el rugby, que rescaten nuevamente el principio de autoridad dentro de la cancha.




COMENTARIOS (Para que el comentario sea publicado se debe dejar una dirección de mail real, que no será publicada)


Jorge Cuello –  Fecha: 13/08/2010

REFERENTE AL PROBLEMA SUSCITADO CON EL JUEZ DE LINEA JUAN C. TABORDA (HECHOS DE LOS QUE FUI TESTIGO) DEBO EXPRESAR EN PRIMER LUGAR QUE ES UNA PERSONA MUY CORRECTA Y QUE A PESAR DE LA AIRADA PROTESTA DE INTEGRANTES DEL CUERPO TECNICO DE CUERVOS EN EL PRIMER TRY DE TREBOL ASI COMO LA DEL CAPITAN EN EL TRANSCURSO DEL PRIMER TIEMPO,SE MANTUVO SIN REACCIONAR Y DIO MUESTRA DE EDUCACION COSA QUE NO HICIERON LOS QUE LE PROTESTARON.ADEMAS NO TUVO EN NINGUNA DE ESAS DESAGRADABLES SITUACIONES EL APOYO DEL JUEZ SR. BUENO, QUE POR OTRA PARTE A MI MODESTO ENTENDER TUVO UNA TAREA DESAFORTUNADA.DESCONOZCO LAS CAUSAS POR LA QUE NO PARTICIPO DEL SEGUNDO TIEMPO EL SR. TABORDA PERO SEGURAMENTE TIENER QUE ESTAR RELACIONADO AL NULO APOYO QUE TUVO DE PARTE DE SU COLEGA EL JUEZ PRINCIPAL.LO RESALTABLE FUE LA ACTITUD DEL SR. GRILLE (TECNICO DE TREBOL)QUE EN NINGUN MOMENTO PROTESTO FALLOS ,INCLUSO LE LLAMO LA ATENCION A ALGUN HINCHA DE TREBOL CUANDO RECLAMO ALGUN FALLO ERRONEO.CREO QUE EL SR. TABORDA DEBERIA DENUNCIAR LO SUCEDIDO A LA URU PARA QUE ESTOS TRISTES EPISODIOS REÑIDOS CON EL REGLAMENTO Y ESPIRITU DEL RUGBY SE REITEREN

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder