Atrévase a soñar

Publicado en Locales, Noticias

Jugando mal y siendo dominado por muchos momentos, Los Cuervos ganó uno de esos partidos que en otro momento hubiese perdido con luz: 17-12 a Old Boys para ser único puntero

DSC_0451 (Copiar)

Ignacio Chans-Redacción RugbyNews

De a poco, las palabras para describir lo de Los Cuervos se van acabando. “Sorpresa” ya quedó atrás, luego de ganarle a Old Boys y Christians en la primera rueda. “Confirmación” también, luego de terminar la primera ronda entre los cuatro primeros, y despegado. “Fecha patria” también, tras ganarle de visitante al multicampeón Polo. Por eso, lo de esta tarde en British es difícil de describir. Quizás sea esa capacidad que tienen los equipos predestinados a cosas importantes: la de ganar cuando juegan bien, pero también cuando las cosas no le salen y todas las apuestas están contra ellos. Eso fue lo que le pasó en la victoria 17-12 ante Old Boys, en un partido que a los 60 era todo del azulgrana. Y que le permite, tras 12 fechas, ser puntero único del Uruguayo. Ya se sacó de encima al azulgrana y a Polo, y la meta de llevarse el nº1 para Playoffs empieza a aparecer al alcance, sin que suene a disparate.

Como hace una semana, Los Cuervos había empezado mejor: dominando en el ruck, consiguió tres penales seguidos en los primeros tres minutos, que llevaron el juego campo rival: line y maul, un kick de Old Boys, tapping, buena pelota a la punta y try contra la punta. De movida, el negro se ponía arriba y condicionaba el partido: 5-0.

Pero esta vez le duró poco: Old Boys respondió enseguida con un penal desde el ruck: 3-5. Y a partir de allí al visitante le costó mucho más tener la pelota. Del otro lado, el azulgrana intentaba jugar, pero se encontraba con una defensa dura que no le permitía darle velocidad a la pelota. Entonces el local empezó a apostar al plan B, con juego agrupado y cerca de las formaciones. Se impuso en el contacto y cuando no lo pudo hacer, Cuervos respondió con penales por no dejar liberar rápido. Entonces Albanell aprovechó para poner al azulgrana arriba 6-5 a los 15’, aunque casi enseguida Cuervos respondió de penal para para ponerse 8-6.

El local empezaba a ratificar esa superioridad en el contacto, y Los Cuervos a ponerse de malhumor porque no le encontraba la vuelta a ese trabajo en los rucks: primero se fue Barcos con amarilla, luego Ruffallini y luego Prada –más tarde sería Lewis-. Y Old Boys lo aprovechaba: dos penales de Albanell –más uno que erró- para irse al descanso 12-8 arriba, ante un Cuervos al límite perder los estribos y que el partido se le fuera.

De todos modos, jugando un mal partido y remando con 14 la mayoría del primer tiempo, el visitante había tenido una gran virtud: la defensa cerrada en cinco yardas, que apenas le había dado a Old Boys un par de chances de try en todo el primer tiempo. Y el scrum, que en los momentos más difíciles le permitió levantar la cabeza y emparejar desde lo anímico un trámite que le venía siendo desfavorable.

Esa defensa se repitió en el arranque segundo tiempo: el azulgrana se hizo con la pelota, y por fin pudo empezar a darle velocidad. Ganó espacios por afuera y por el centro de la cancha, y dejó la sensación de que el try era cuestión de minutos, y que ese try liquidaría el partido. Sin embargo, otra vez la defensa de Cuervos en 22, y el scrum que transformaba situaciones comprometidas en pelotas propias, le permitieron respirar al visitante.

Y allí el partido cambió. Un penal, un line y maul, una chance de try para el negro. No terminó en anotación, pero permitió que la historia se modificara. Los Cuervos, que había atravesado lo más difícil, se levantaba a partir del scrum, y ahora era el más fuerte de la cabeza. En un partido tan duro y parejo, eso era todo.

Ahora Old Boys empezaba a tener problemas en el contacto, y en pocos minutos Pombo y Vilaseca se iban con amarillas. Los Cuervos iba hacia adelante, sin claridad pero con una enorme entrega, y seguía de largo: dos penales de Janssen, uno fallado por Parada y finalmente un drop de Prada. En 12 minutos, de los 60’ a los 72’, el partido pasaba de estar controlado por Old Boys a ser testigo de una atropellada de Los Cuervos, que se ponía 17-12.

Old Boys quemó cartuchos y se fue a buscarlo en el final. Sin orden, en base a patriadas individuales, con la rebeldía de saber que había dominado el 70% del partido, y que estaba a punto de perderlo por perdonar. Y se arrimó, pero otra vez la defensa de Los Cuervos, y el scrum, fueron los que impidieron que el local pudiese llegar a jugar en 22. Tackle y scrum, tackle y scrum: una constante de todo el partido. Una herramienta a la cual recurrir aún cuando se juega mal como esta tarde.

En otro momento, Los Cuervos hubiese perdido un partido como éste. Y con luz. Esa es la diferencia que está transformando al negro del Club de Golf. Y que le permite empezar a soñar.

 

DSC_0213 (Copiar) DSC_0234 (Copiar) DSC_0235 (Copiar) DSC_0237 (Copiar) DSC_0243 (Copiar) DSC_0244 (Copiar) DSC_0245 (Copiar) DSC_0250 (Copiar) DSC_0251 (Copiar) DSC_0255 (Copiar) DSC_0256 (Copiar) DSC_0258 (Copiar) DSC_0260 (Copiar) DSC_0271 (Copiar) DSC_0273 (Copiar) DSC_0275 (Copiar) DSC_0276 (Copiar) DSC_0277 (Copiar) DSC_0278 (Copiar) DSC_0279 (Copiar) DSC_0281 (Copiar) DSC_0287 (Copiar) DSC_0290 (Copiar) DSC_0291 (Copiar) DSC_0292 (Copiar) DSC_0295 (Copiar) DSC_0298 (Copiar) DSC_0299 (Copiar) DSC_0302 (Copiar) DSC_0312 (Copiar) DSC_0317 (Copiar) DSC_0324 (Copiar) DSC_0335 (Copiar) DSC_0336 (Copiar) DSC_0337 (Copiar) DSC_0339 (Copiar) DSC_0341 (Copiar) DSC_0343 (Copiar) DSC_0344 (Copiar) DSC_0348 (Copiar) DSC_0354 (Copiar) DSC_0357 (Copiar) DSC_0359 (Copiar) DSC_0360 (Copiar) DSC_0361 (Copiar) DSC_0374 (Copiar) DSC_0382 (Copiar) DSC_0384 (Copiar) DSC_0385 (Copiar) DSC_0395 (Copiar) DSC_0398 (Copiar) DSC_0399 (Copiar) DSC_0402 (Copiar) DSC_0406 (Copiar) DSC_0407 (Copiar) DSC_0410 (Copiar) DSC_0411 (Copiar) DSC_0417 (Copiar) DSC_0429 (Copiar) DSC_0432 (Copiar) DSC_0434 (Copiar) DSC_0436 (Copiar) DSC_0437 (Copiar) DSC_0438 (Copiar) DSC_0444 (Copiar) DSC_0450 (Copiar) DSC_0451 (Copiar) DSC_0453 (Copiar) DSC_0459 (Copiar) DSC_0465 (Copiar) DSC_0468 (Copiar) DSC_0474 (Copiar) DSC_0495 (Copiar) DSC_0523 (Copiar) DSC_0535 (Copiar) DSC_0540 (Copiar) DSC_0546 (Copiar) DSC_0548 (Copiar) DSC_0549 (Copiar) DSC_0551 (Copiar) DSC_0560 (Copiar) DSC_0564 (Copiar) DSC_0567 (Copiar) DSC_0572 (Copiar) DSC_0573 (Copiar) DSC_0574 (Copiar) DSC_0575 (Copiar) DSC_0577 (Copiar) DSC_0579 (Copiar) DSC_0581 (Copiar) DSC_0582 (Copiar) DSC_0583 (Copiar) DSC_0587 (Copiar) DSC_0589 (Copiar) DSC_0592 (Copiar) DSC_0593 (Copiar) DSC_0594 (Copiar)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder