29 Años de clásicos

Publicado en Carrasco Polo Club, Clubes, Destacadas, Mayores, Noticias, Old Christian's Club, Opinion, Primera, Reserva

Guillermo Storace y Juan Menchaca son dos de los jugadores más experientes del rugby uruguayo, y además valores claves en Christians y Polo. Por eso repasaron con Rugbynews su historias en duelos deci

Uno tiene 34 años y juega en Primera desde 1991. Se bancó prácticamente toda la era de Carrasco Polo y en 2007 se dio el gusto de festejar el título con Christians Es la voz de la experiencia de un pack de forwards joven, pero con el privilegio de haber dado una vuelta olímpica y haber cortado con una hegemonía histórica.

El otro cumple 31 en poquitos días, y juega en primera desde 1996, en plena década dorada de Carrasco Polo. El año pasado perdió por primera vez un título, pero en 2008 comanda desde el fondo del campo a un renovado equipo del caballito que quiere volver a gritar campeón luego de un 2007 desierto.

Guillermo Storace y Juan Mencaca son dos referentes de Christians y Polo. Ya tienen unas cuantas finales encima, y la autoridad suficiente a la hora de hablar de partidos definitorios y clásicos.

“Mi primer Christians-Polo fue la final de 1991, en cancha de ellos, perdimos 10-6. Se lesionó uno compañero y entré yo que todavía no jugaba mucho en primera. Los tries todavía valían cuatro puntos”, asegura Storace, con una sonrisa que denota las hojas de almanaque que hay de por medio. “Desde esa época hubo varios cambios, sobre todo reglamentarios. También hubo muchos cambios de generación, y en eso se ha emparejado en los últimos tiempos”.

El fullback de Carrasco no recuerda exactamente el primer partido, pero si la situación que los rodeaba. “Fue como hace 12 años, yo estaba en la Sub 19 y fui el único de la generación que me subieron. En esa época Polo era insuperable, tenía un equipazo, Diego Ormaechea, Martín Aczerenza, Martín Panizza, Pablo Costábile, Martio Lamé, Sciarra, Vecino… se juntaban todos los equipos y no podían ganarnos. Después hubo mucho recambio. Hoy por suerte tenemos tres chiquilines de la juvenil, y dos son titulares”.

Pasaron de ser los “pibes” a tener la voz de la experiencia. Y por eso serán clave a la hora de guiar a los que viven sus primeros clásicos.  Según Menchaca, “cuando yo era pendejo me pasaba todo el día pensando en el partido, me despertaba en la noche soñando con el partido. Ahora sigue el cosquilleo, pero es diferente porque también uno tiene otras prioridades en la vida. Son presiones diferente las que vivimos los más veteranos con respecto a los más chicos Yo viví mil partidos con Christians y ya no me pesa tanto, por eso hay que acompañarlos. Ahora tengo a Gibernau y a Etcheverry al lado y mi misión es apoyarlos en todo, y les digo que son jugadores de primera, que se animen, que no tengan miedo y que si se equivocan se equivocan como cualquier otro, pero que tienen el apoyo de todo el equipo, que se hagan valer y se hagan respetar.”.

“Ahora lo vivís con más tranquilidad, y es la misión de los más experientes darle esa tranquilidad a los más jóvenes. Hay muchos que es la primera final que tienen con Polo. Lo primero que tenemos que hacer es llevar a la práctica lo que nos diga el Dt, confiar en nosotros y tratar de llevarlo adelante saliéndose lo menos del libreto posible. Va a ser un partido muy parejo”, asegura Guille pensando en el partido.

Dejando la semana previa y con la vista puesta en los 80 minutos de rugby, Menchaca asegura: “tenemos gran chance porque el recambio nuestro no lo tienen otros equipos, y los que entran en el segundo tiempo tienen tanto o mejor nivel. Los que juegan el primer tiempos, en especial los pilares, saben que bien que tienen que quemar todo ahí. La lucha en el pack de forwards es fundamental”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceder con Facebook
Acceder